Música del año 1963

Música del año 1963

La música de los 60 sigue avanzando año a año. Si has llegado hasta aquí tras repasar los éxitos de 1962, esta introducción al año 1963 te parecerá prácticamente innecesaria; sin embargo, si eres nuevo, además de recomendarte que visites el resto de años disponibles en la web, te explicaremos el contexto de esta lista musical de los años 60.

Porque, como ya hicimos al hablar de nuestras 100 canciones de los años 50 favoritas, las canciones de los años 60 tienen un contexto, y este contexto en ocasiones coincide con el momento político de cada país, las influencias externas y ciertas revoluciones que empezaban a surgir (en gran medida producidas por una especie de mayor conocimiento de la Sociedad, en según qué ámbitos). Al contrario que ahora, cada país tenía, más o menos, su propia idiosincrasia musical, si bien es justo a partir de esta década cuando cada país empieza a producir música más parecida a la de otros países (con la explosión que originó The Beatles justo a partir de este año).

El contexto de la música de los 60

Lo mismo ocurría en el cine. Aunque es verdad que el cine ha sido capaz de manejar mejor su individualidad en función del país de producción, también se ha convertido en costumbre disfrazarlo de la misma estética, materiales o temáticas (sobre todo al cine comercial), con productos que, en realidad, sólo se diferencian unos de otros por la cantidad de dinero puesto en él. En contraste, parece que la música haya evolucionado hacia la nada, pero tampoco es así del todo (de hecho, existen tantas variedades que directamente podemos escuchar música relajante para trabajar, entre otras opciones). Como ya vimos, en los años 50 la juventud pasa a ocupar el primer plano en la escena. Es esta quien recibe la mayoría de los estímulos externos para salir a bailar, comprar y asistir a conciertos y programas de televisión. En el cine eso tarda algo más de tiempo (aunque también se realizan películas protagonizadas por músicos), pero la juventud no tuvo tanto poder hasta más tarde.

Así pues, una vez metidos en un contexto que se dirigía tanto a la juventud ingenua como a otra que asistía a Guerras de Vietnam, a los problemas de verdad o que empezaba a dejar atrás a la carestía de posguerra como tal, pasamos directamente a la cuarta lista musical de los años 60. Te recordamos que, aunque la lista está dividida en dos idiomas, en realidad también encontrarás canciones en italiano, canciones en francés, en portugués e incluso en catalán, gallego, vasco o bable (aunque no todo en este mismo año, claro).

Canciones de los años 60. Año 1963 (en inglés)

Canciones de los años 60. Año 1963 (en inglés)

Empezamos, como siempre, por enumerar la música de los años 60 en inglés. Este año trae algunas novedades muy interesantes, con el gran Bob Dylan abriendo la lista dando forma a su Blowin’ In The Wind. Le sigue Bobby Vinton, manteniendo el éxito que obtuvo en el pasado; el himno de Gerry & The Pacemakers; un tema mítico de Johnny Cash; algo de música religiosa muy conocida; el entonces pop adolescente de The Beach Boys y un corto etcétera que despediremos con The Searchers y su pegadizo Sweets For My Sweet. De algún modo, es como si el rock moderno aún estuviera en pañales, y por eso a nosotros ahora nos suena tan divertido como infantil (o tal vez se deba a haber escuchado estas canciones siendo niños).

Bob Dylan – Blowin’ In The Wind

El nombre de Bob Dylan forma parte de la galaxia musical. Es una de las estrellas más grandes de la Historia de la música. Eso es algo innegable, incluso aunque no aprecies demasiado su estilo musical (que en el fondo es variado). Blowin’ In The Wind abrió las puertas del éxito al folk estadounidense, que hasta entonces no se consideraba demasiado comercial. Con una letra que descubrió el talento de un poeta a medio mundo, y con una armónica que se convirtió en la marca de la casa (y de otros cantantes folk que surgieron después o al mismo tiempo).

Eran tiempos convulsos, y la canción protesta se desarrollaba cada día con más fuerza frente a temas como la guerra, junto al movimiento hippie del que hablaremos y que desarrollaremos mucho más cuando hablemos del año 1967. Bob Dylan se adelantó a su tiempo tanto que años después lo volvió a hacer, aunque a sus seguidores no les agradase nada entonces.

Bobby Vinton – Blue Velvet

La verdad es que escuchar esta canción ahora da un poco de mal rollo y se lo debemos a David Lynch. Ese hombre. Hasta 1986, sin embargo, se podía decir que estábamos ante un tema romántico que se centraba en el terciopelo azul para dar forma a su modo de amar y todo lo demás que viene derivado de esas cosas. No hay mucho más que decir, salvo que aún hoy se pueden saborear los aromas de la década anterior a los 60, y eso que ya estábamos cerca del fin para esa era que nos ha llegado a través del cine a los que no crecimos en EE.UU., ya que para nosotros no tendría nada que ver entonces, más allá de eso.

Gerry & The Pacemakers – You’ll Never Walk Alone

El himno por antonomasia. Aunque lo es del fútbol, no nació con ese afán (que se sepa). Hace mucho tiempo de su éxito, y sin embargo cada semana es recitada en estadios de fútbol, es apreciada por hinchas rivales, y mitificada por nacionalidades diferentes amantes del fútbol (sobre todo inglés). Al final del post añadiremos la versión que Dropkick Murphys realizó en su último álbum, y así podrás notar el cambio derivado de 60 años o más de evolución en esto de la música.

Johnny Cash – Ring Of Fire

La otra gran voz de la música estadounidense, dentro del folk que no era folk sino country, siempre fue Johnny Cash, capaz de convertir un género por muchos denostado en el gran género internacional que muchos aman. Porque es así. El country es más bien cutre, sólo hay que echar un vistazo a los cantantes que ahora lo practican, pero hubo quien sí supo incorporar en él lo mejor de la música, en cada canción. Johnny Cash fue sin duda uno de ellos, y su personalidad lo relanzó aún más como cantante en el mundillo y en el tiempo. Era único, como muchos otros artistas del pasado (y si los comparamos con los del presente, más).

Lesley Gore – It’s My Party

Es mi fiesta, y lloro si quiero. Con dos ovarios, Lesley.

A muchos les sonará It’s My Party y no saben por qué. Tal vez haya aparecido en alguna película (dejaremos que la busques tú solo), tal vez en la radio cuando aún eras niño, o era un LP de tus padres. Quién sabe, pero algo que escuchamos aquí nos remite a la infancia que muchos no vivimos en presente.

Little Peggy March – I Will Follow Him (Chariot)

Como también nos ocurre con I Will Follow Him, ese himno religioso que dejábamos caer que os mostraríamos y que aquí está. ¿En qué película aparece? Esta es mucho más fácil de responder. Sólo con los coros ya se debería conocer, de hecho. Es inevitable no ver a unas monjas moviendo los brazos a tope de energía, ¿no?

The Beach Boys – Surfin’ U.S.A.

¿Tú de quién eres, de The Beatles o de los Rolling Stones? Pues alguno sería de The Beach Boys, suponemos. No sólo porque surgieran al mismo tiempo y entonces recibieran una atención similar, o porque empezaran con algo parecido al rock, con melodías pegadizas y estribillos inmejorables. También porque fueron capaces de evolucionar tanto como las bandas paralelas mencionadas antes. Si bien los otros llegaron a la psicodelia a base de drogas, The Beach Boys llegó al pop más cristalino a base de lo mismo. ¿Es o no es interesante? La droga afecta al cerebro en función de cómo tengamos el cerebro ya de antes.

The Beatles – Twist And Shout

Twist And Shout es una versión de un tema de The Isley Brothers (quienes ya aparecían con Shout entre las canciones de 1959). Fue todo un temazo, en su versión primigenia y en esta versión. No olvidemos que allá por los 50 y los 60 realizar versiones de canciones más o menos recientes estaba a la orden del día. Y obtener un éxito considerable a través de una versión no es algo que inventasen Paul McCartney, John Lennon y compañía (es algo que ha sido utilizado hasta por Limp Bizkit y muchos otros con el tiempo), pero algo de talento hay que tener para mejorar a la versión original.

Aunque para gustos colores, la versión de The Beatles transmite una gran energía. La voz que oímos consigue transmitir lo que sólo las voces negras de entonces parecían capaces de hacer, y con las guitarras eléctricas lo convertían en otra cosa, ajena al género al que estaba adherido desde su nacimiento.

The Crystals – Da Doo Ron Ron

Resulta impresionante, de verdad. ¿Cómo puede sonar tan fresco y a la vez ingenuo o juvenil algo que fue compuesto en los 60 para alguien que vive o lo escucha en el 2017? Es algo que los años 60 tienen, es innegable. Hablar de la música de los 60 es hablar de la mejor década de la música, junto a la de los 70, lo que pasa es que la música de los 70 se volvió mucho más seria, aún sin serlo, como si la madurez de la década anterior les afectara a todos al llegar a los años 70. Quién sabe, pero sin duda lo comprobaremos cuando lleguemos allí.

The Ronettes – Be My Baby

El inicio de Be My Baby ha sido imitado hasta la saciedad (u homenajeado). Es muy simple, de lo que se podría decir que es hasta fácil imitarlo sin querer, pero a pesar de su simplicidad a todos nos remite a esta canción y no a ninguna otra. Le pertenece, tal vez porque en su sencillez reinventa para siempre el pop, con esas voces de The Ronettes dándolo todo a su manera. Qué marcha que llevan.

The Searchers – Sweets For My Sweet

Recordemos que esta música era la que les gustaba a los jóvenes de entonces. Esos coros, esas voces, esos estribillos. Esa ¿añoranza? No sabemos qué les daba, pero desde luego que aquello era la modernidad. Esperamos que disfrutes de The Searchers aún hoy, pero cuidado con el exceso de azúcar, en cualquier caso.

Canciones de los años 60. Año 1963 (en español)

Canciones de los años 60. Año 1963 (en español)

Como decíamos al hablar de contextos, en España y en Europa la cosa era todavía bastante diferente, sobre todo si hablamos de los primeros años de la música de los años 60 en español. Si bien The Beatles y The Beach Boys ya estaban dando lo mejor de ellos mismos en tierras anglosajonas, y eso empezaba a transmitirse a otros países, aún sobrevivía con bastante holgura la canción melódica, los artistas que, también con personalidad propia y estilos de cantar únicos en su género, han llegado hasta nuestros días con menos frescura que ese rock moderno, pero igualmente apreciables para nuestros oídos evolucionados.

Antonio Machín – Toda Una Vida

Es así, la década de los 50 se alargó unos años más en España y en Europa. No mucho más, pero sólo hay que ver qué artistas obtuvieron el éxito durante este año. Como Antonio Machín, estrella durante toda una década y más en el mundo de la canción. Con 60 años, este cubano afincado en España mantenía una carrera límpida llena de boleros inmortales y sin apenas bajones musicales. Toda Una Vida, sin embargo, podría ser considerado su último gran éxito.

Charles Aznavour – Et Pourtant

Y toda una vida es lo que lleva el gran Charles Aznavour en esto de la música. Un hombre capaz de reinventarse en cada década sin dejar de mantener su estilo propio y único. Et Pourtant, que contó con una versión en español, es todo un canto a la vida desde el desamor del que ama y no es amado. O algo parecido. Y mira que tiene grandes éxitos, pero tal vez este sea uno de los más actuales desde el punto de vista instrumental y de producción.

Charles Aznavour – La Mamma

Tenemos Charles Aznavour por partida doble. Y es que claro, estamos hablando de un mito de la música, es lo menos. La Mamma, en su versión en francés y en español,  es algo único. Si ya la letra de por sí es algo que pocos otros artistas podrían recrear con tanto sentimiento, la composición musical transmite incluso más, introduciéndonos de lleno en esta historia.

Chicho Sánchez Ferlosio – Los 2 Gallos

También conocida como Gallo Rojo, Gallo Negro, según las fuentes. Se dice que habla sobre la situación política y la guerra civil española, y fue lanzada en pleno 1963. No hay que olvidar que a partir de 1959 el franquismo abrió un poco las miras o fronteras en busca de dinerito fresco y de turismo en el país (o eso dicen).

Gelu – El Partido De Fútbol

Gelu forma parte de la cultura popular española por temas como este. Es tan famoso incluso hoy, que no vale la pena hablar de él aquí, ¿no? Porque de hecho ha llegado hasta a cansar, por el uso que se le da hasta en los telediarios y demás programas.

Gino Paoli – Sapore Di Sale

Como señalábamos al inicio, en esta lista también contamos con música en italiano. Otro grande de la música, Gino Paoli, se lanzó al estrellato internacional con Sapore Di Sale. Si escuchas el tema, te darás cuenta de las distintas formas que ofrecía el pop entonces, en contraste con el parecido que hay ahora, sin importar el país (sólo se llega a notar con Asia, cuya industria va a otro ritmo, como las cabezas).

Jeanne Moreau – Le Blues Indolent

Jeanne Moreau es conocida principalmente por su carrera como actriz de cine, pero en 1963 lanzó un trabajo musical bastante interesante. Mezclando el jazz con el pop, y dando como resultado una chanson francesa, en un momento donde esta era muy valorada (aunque en los años 40 y 50 disfrutaría su mayor esplendor). La actriz de películas como Ascensor para el cadalso o Los 400 golpes, entre muchísimas otras, se arriesgó y ganó, de nuevo. Recomendable esta y otras canciones de la artista.

Jorge Ben – Rosa, Menina Rosa

Y he aquí un ejemplo de música de los 60 en portugués, llegada desde Brasil. ¿De qué género musical estamos hablando entonces? Es obvio. A lo mejor te apetece bailar y no leer, así que te dejamos tiempo para escuchar Rosa, Menina Rosa, de Jorge Ben Jor.

Los Catinos – Se Oculta El Sol

Los Catinos están algo olvidados en el imaginario colectivo de la década, pero Se Oculta El Sol es bastante más famosa que ellos mismos. Se pueden dar con un canto en los dientes. Si bien ha envejecido bastante, aún tiene algo de interés para un oyente nuevo.

Mariachi Vargas De Tecalitlán – Cielito Lindo

Un clásico de la música mexicana es, sin duda, Cielito Lindo. De esta canción existen tantas versiones, que resulta más difícil escoger la buena de verdad. Desde aquí queremos pensar que es esta, de Mariachi Vargas de Tecalitlán, pero para gustos colores.

Raimon – Al Vent

Una muestra más de la gran variedad lingüística de la lista, aunque en este caso demasiado obvia, la encontramos en Raimon y su canción protesta en catalán. El cantautor, que recientemente se ha retirado de los escenarios, fue otro de esos combativos artistas que luchaban con sus letras contra el sistema dictatorial que existía entonces en España. Música reivindicativa que parece desaparecer y aparecer cada cierto tiempo. Alguno recordará a Raimon de cuando fue silbado en un concierto por hablar en catalán, y de la reprimenda que José Sacristán le dio al público más tarde (tras ser pitado también).

Rita Pavone – Cuore

Pero cambiamos de tercio. Rita Pavone, quien también repite en esta lista con dos temas, fue el ojito derecho de media Italia durante los años 60. Con cara de no haber roto un plato en su vida, y desarrollando ese encanto ye-ye que tanto gustaba a la juventud de entonces (o a una parte), era capaz de ofrecer grandes baladas y al mismo tiempo hacer bailar con otras.

Rita Pavone – Il Ballo Del Mattone

Como con Il Ballo Del Mattone. Este tema, redescubierto en Nueve Reinas, es lo que a día de hoy se conoce como un hit, un rompe pistas. Si no te entra buen rollo con esta canción, es que tal vez no tengas sangre en las venas.

Rosalía – Dile

No nos cansaremos de decirlo: en los 60 se abrió la veda todavía más que en los 50 para las versiones y las traducciones de las canciones. Dile viene de Tell Him, y Rosalía lo convertía en un éxito al incorporarle ese toque ye-ye del que hablábamos hace unas líneas. La música empezaba a dividirse en dos vertientes de éxito bien claras, y, como veremos con el paso de los años, algunas veces llegaron a converger en una. Al final el pop y el rock se unen, si es lo que la juventud te pide.

Silvana Velasco – Jardín De Rosas

Más famosa por la versión de Duncan Dhu, lo cierto es que en ambos casos es una versión de Rose Garden, canción country convertida en éxito total a través de la voz de Lynn Anderson. Cada uno preferirá la suya, pero está claro que todas beben de las otras un poquito.

Stella – Pourquoi Pas Moi

Stella convirtió este single, con los años, en un emblema para el movimiento LGTB, o eso se podía leer cuando años después la entonces modelo Mareva Galanter la recuperó para el proyecto Ukuyéyé que, como se puede deducir del nombre, tomaba canciones ye-ye y las versionaba con un ukelele. Porquoi Pas Moi fue el primer single.

Una versión

Hemos escogido un tema mítico. Escuchando esta esta versión de los Dropkick Murphys no podemos decir que sea una canción que cambie en gran medida, aunque está claro que en el tono de voz se cambia casi todo, por no hablar de la evolución del tono en los escasos 3 minutos de duración de la canción.

Enlaces patrocinados

Deje su respuestas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies