Últimos Artículos
430 canciones de los años 60. Año 1964
Seguimos con nuestra lista musical de los años 60,...
World of Tomorrow, de Don Hertzfeldt
Recuperamos una película nunca suficientemente reivindicada. Dura sólo 16...
Slang – What Happened To You [audio]
El verano ya está aquí, y con él el...
Weirds – Phantom [audio]
Muchos hablan de este cuarteto de Leeds como lo...
BlackWaters – Fuck Yeah [mp3]
Os presentamos a esta joven banda del Reíno Unido....
430 canciones de los años 60. Año 1963
La década de los 60 avanza un año más...
Crítica de La juventud (Youth – La giovinezza)
Como una canción sencilla (sobre el final de la...
430 canciones de los años 60. Año 1962
430 canciones de los años 60. Año 1962 El...
430 canciones de los años 60. Año 1961
430 canciones de los años 60. Año 1961 Después de...
430 canciones de los años 60. Año 1960
430 canciones de los años 60. Año 1960 El año...

             

This text will be replaced by a player.
     

Una de las mentes creativas de bandas como The Gaslight Anthem y The Horrible Crowes, Brian Fallon, artífice de temas como The ’59 Sound, American Slang, 45 o Get Hurt, también de Sugar o de Behold the Hurricane, acaba de presentar su primer trabajo en solitario, Painkillers (en realidad puesto a la venta el 11 de marzo), pero cabe destacar ahora su lanzamiento, casi un mes después, porque en España ha surgido una propuesta para verle en concierto, tal vez incluso haciendo una gira, y para conseguirlo bastaría como pedírselo a través de esta web: cooncert.

El álbum Painkillers cuenta con 12 pistas de corte clásico que mantienen el tono al que el artista estadounidense ya nos tenía acostumbrados y con el que nos había deleitado en sus anteriores trabajos en grupo, aunque aquí el sonido es un poco más limpio y sosegado, similar al que ya se pudo escuchar en el último álbum de The Gaslight Anthem o en el de The Horrible Crows, con esos ritmos salidos del folk más norteamericano, mezcla de country, americana y retazos punk que aquí han sido relegados por el espíritu del rock más clásico y formal.

Destacan, por encima de la media, los tres primeros sencillos lanzados en todas las plataformas digitales conocidas: Painkillers, que da título al disco, Smoke, cuya producción es exquisita y adictiva, y Nobody Wins, que fue el primer adelanto. Las letras van desde lo más íntimo a lo cotidiano, pero se tienden a centrar en el amor, con un toque personal y -para los tiempos actuales- bastante único, porque en realidad, al hablar de Brian Fallon, estamos hablando de un autor en toda regla y con una larga y sólida trayectoria a sus espaldas, el cual ya ha recibido bastante reconocimiento en su país de origen y aquí también en ciertos círculos amantes del género. Para los que prefieran el folk-rock más tradicional, podéis darle una oportunidad con el tema Steve McQueen y buscar parecidos o referencias, en el fondo bastante manifiestas.

Se trata de un álbum de pop-rock límpido y cristalino, que roza el optimismo sonoro tantas veces como el melancólico, jugando con el poder de su voz. Hay quien dice que escuchar a Brian Fallon es como volver a casa después de pasar muchos años fuera, o como reencontrarte con tus seres queridos tras estar alejados de ellos mucho tiempo. Cada cual lo llevará a su propio terreno, pero, sea como sea, y a pesar de no ser un disco perfecto, sí resulta la mar de disfrutable. Lo peor que se puede decir de su última obra es que sea demasiado corriente, en un mundo, el musical, en el que este género o este tipo de música ya apenas llama la atención de los nuevos oídos, más pendientes de lo que pueda estar de moda en el momento, lo cual tampoco es malo.

Brian Fallon – Painkillers (y Cooncert)

Enlaces patrocinados

Deje su respuestas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies