Últimos Artículos
430 canciones de los años 60. Año 1964
Seguimos con nuestra lista musical de los años 60,...
World of Tomorrow, de Don Hertzfeldt
Recuperamos una película nunca suficientemente reivindicada. Dura sólo 16...
Slang – What Happened To You [audio]
El verano ya está aquí, y con él el...
Weirds – Phantom [audio]
Muchos hablan de este cuarteto de Leeds como lo...
BlackWaters – Fuck Yeah [mp3]
Os presentamos a esta joven banda del Reíno Unido....
430 canciones de los años 60. Año 1963
La década de los 60 avanza un año más...
Crítica de La juventud (Youth – La giovinezza)
Como una canción sencilla (sobre el final de la...
430 canciones de los años 60. Año 1962
430 canciones de los años 60. Año 1962 El...
430 canciones de los años 60. Año 1961
430 canciones de los años 60. Año 1961 Después de...
430 canciones de los años 60. Año 1960
430 canciones de los años 60. Año 1960 El año...

This text will be replaced by a player.
     

Coimbra

Hay determinados países y ciudades que cuentan entre su historial con numerosas películas y canciones que, más que estar desarrolladas sobre sus suelos, hablan de ellas como si de un ente más con personalidad se tratase. Las gentes que pasan las convierten en lo que son, su historia y la idiosincrasia que se crea a su alrededor las conforman, y a su alrededor surgen cartas de amor (u odio) como una parte más de su encanto.

Supongo que lo más sencillo para comenzar sería hablar de canciones que hablen de Nueva York o de Madrid, una por la fama que tiene y la otra porque al ser de aquí, siempre me ha resultado más sencillo descubrir temas sobre ella; sin embargo, este primer post dedicado a Canciones de Ciudad es para Coimbra, ciudad de Portugal famosa sobre todo por su Universidad, algo así como la Salamanca de allí, con tuna particular y una presencia muy importante de la Asociación Académica a nivel social.

José Afonso (o Zeca) es uno de los artistas más queridos de la ciudad en la que murió el poeta Miguel Torga. Este cariño se debe, sólo en parte, a su canción Saudades De Coimbra, en la que recorre sus calles estrechas, sus escaleras, sus arcos medievales, sus parques y su río Mondego, mientras el cantante camina con su capa, típica de la estudiantina (y que allí llevan todos los estudiantes). Porque hablar de Coimbra es sinónimo de hablar de saudade (según la RAE sinónimo de nostalgia, añoranza, melancolía, morriña y todo junto). La razón está en su larga historia como centro de la educación universitaria de su país; gran parte de sus estudiantes eran habitantes de otras ciudades que iban a vivir a Coimbra para hacer una carrera, y cuando la acababan volvían a su ciudad de origen, llenos de saudades.

El tema más famoso a nivel mundial lo cantó la fadista más famosa del mundo, Amália Rodrigues. Conocido como Abril Em Portugal o simplemente Coimbra, comienza así: Coimbra es una lección de sueño y tradición, el Lente (NT: Instituto de Coimbra, conocido como el Clube dos Lentes) es una canción y la luna la facultad, el libro es una mujer, sólo aquellos que la conocen aprenden a decir Saudade. Evocando la sensación de la primavera, estación recurrente, como veremos a continuación.

Si alguna vez visitas Coimbra, además de hacer turismo y visitar lo que te recomiende la guía de viajes (o internet), puedes salir una noche por la discoteca de la Asociación Académica, más barata, o por cualquier pub no especialmente amplio y comprobarás que la última canción que suena antes de cerrar es Balada Da Despedida (Coimbra Tem Mais Encanto), fado de Fernando Machado Soares o Balada Da Despedida Do 5º Ano Jurídico (Coimbra, 1989), fado de la Estudantina Universitária De Coimbra (la tuna), de manera intercambiable.

En Coimbra han sabido exprimir un hecho cada vez menos único, ya que al estar el mundo más globalizado y al poder viajar a otros países con mayor facilidad, no es tanto una cuestión de la ciudad en la que vives como del hecho de vivir un temporada en un sitio solo, obtener buenas experiencias allí y volver a casa lleno de buenas memorias. Pero como dije antes, en Coimbra llevan siglos así y se han ganado la fama merecidamente. Sobre todo gracias a la Queima das Fitas, una festividad de más de una semana de duración, organizada por la Universidade de Coimbra y en la que tradicionalmente los estudiantes de último año queman sus cintas de colores, representativas de la licenciatura que estudian, como forma simbólica de dar fin a su carrera y al tiempo allí vivido (hay quien quema todo el traje estudiantil).

Enlaces patrocinados

Deje su respuestas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies