Últimos Artículos
Airways – Reckless Tongue, rock en ascenso
Airways – Reckless Tongue, rock en ascenso Reckless Tongue...
100 canciones de los años 50. Año 1959
100 canciones de los años 50. Año 1959 La...
Alex Vargas – 7 Sins / Warnings
Alex Vargas – 7 Sins / Warnings Hace ya...
Cold War Kids – Love Is Mystical / So Tied Up
Cold War Kids – Love Is Mystical / So...
100 canciones de los años 50. Año 1958
Las canciones del año 1958 seleccionadas en esta lista...
Brutus – All Along / Drive (3/4s) | Burst
Brutus – All Along / Drive (3/4s) | Burst...
The Beach – Bite My Tongue / Geronimo / Thieves
The Beach, a pesar de lo que el nombre...
El Rancius – Todos Somos Rancius [mp3]
El Rancius - Todos Somos Rancius . La vida...
ISLAND – A Place You Like EP
ISLAND - A Place You Like EP. Desde el...
100 canciones de los años 50. Año 1957
100 canciones de los años 50. Año 1957. Octava...

             

This text will be replaced by a player.
     

Crítica de La isla de Bergman (Bergman Island)
La crítica de Bergman Island, escrita para Filmaffinity en el año 2011, supone un gran cambio con respecto al resto de las críticas anteriores. Es la primera en la que supero las 600 palabras y cuento un poco de mi vida en relación a la película en cuestión.

El documental La isla de Bergman (Bergman Island) es un conjunto de tres documentales de aproximadamente una hora cada uno. El primero dedicado al cine de Bergman, el segundo al teatro, y el último a la isla Fårö, donde se recluyó tras rodar la mítica película Persona en 1966, en la que rodó con Liv Ullmann por primera vez y de la que se enamoró entonces.

Me gusta Ingmar Bergman y su cine, incluso cuando no me gusta, porque da la impresión de que habla siempre de sus miedos e inquietudes con mucha sinceridad y desde las entrañas, con todo lo que eso conlleva, y sobre ello intentaba hablar en esta crítica. Incluso sentí pena cuando supe que murió…

Obsesiones en la madurez

Verano de 2005. 18 años. Obsesión: no dejo de pensar en la muerte ni de intentar comprender qué habrá tras ésta. En estos días, llegaba la noche y automáticamente mi cabeza comenzaba a darle vueltas y vueltas a lo mismo sin yo quererlo. En una de esas madrugadas sin dormir, viendo la televisión cambié a La2, y allí acababa de empezar una película en la que se veía (en blanco y negro) cielo, mar y un caballero. Era El Séptimo Sello, mi primera película de Ingmar Bergman.
Esa noche no llegué a ninguna conclusión tras ver la película (a lo mejor ni la entendí), pero mi miedo se apaciguó, sentí que no estaba solo en mis temores, de la misma manera que cuando le cuentas a un amigo algo que te inquieta, y esa aprensión-tensión desaparece nada más soltarlo, tranquiliza.

Bergman Island

Ese verano me hice una cuenta en Filmaffinity e intenté hacerme con toda su filmografía. Quise ver todas sus películas, y me di cuenta de que su cine me gustaba cuando los temas me tocaban personalmente, cuando trataban de temas que me interesaban y de los que me sentía identificado (la muerte, las relaciones de pareja o la personalidad femenina), pero cuando trataban de algo en lo que yo no pensaba, siempre me decepcionaban.
Dejé de ver películas suyas cuando dejé de tomarme todas mis obsesiones tan en serio o simplemente fueron desapareciendo, aunque seguí interesado en sus temas, por lo que leí sus biografías y vi algunas entrevistas, entre ellas, ésta.

Tiene gracia, solemos juzgar a las personas por cosas concretas, y se las aplicamos en general. Cuando “conocí” a Bergman no sabía que era considerado uno de los dioses de los “Gafapastas”, que quien lo disfrutaba era considerado un pedante. En una crítica del usuario Bloomsday a El Séptimo Sello dice “Un tipo sincero nunca puede ser petulante. La pedantería va unida a la impostura, a la apariencia”. Y por eso es por lo que sus libros y entrevistas me encantaron, por su total sinceridad. Todo lo que cuenta en sus películas sale de sus entrañas, de sus obsesiones. No intenta adoctrinar a nadie, sólo analizarse a sí mismo y liberarse de sus demonios.

Bergman Island

Este documental-entrevista que es Bergman Island trata principalmente sobre esto, la sinceridad. Dividido en tres partes, en cada una de ellas responde abiertamente a todo lo que la periodista Marie Nyreröd pregunta, ya sea sobre los temas recurrentes de sus películas, anécdotas de su época de director de culto, o de su vida en general. Habla sobre su última esposa, y sobre la llegada de la madurez, y cómo ésta afecta a las obsesiones y los miedos.

Para mí, lo más interesante es ver cómo plantea su vida, en base a rutinas diarias, para que no se apoderen de él sus miedos; su amor por la música (que considera casi divina, nadie sabe decir de dónde viene); y el amor por su última esposa… y cómo el hecho de perderla puede hacer a uno desear que lo que siempre ha pensado cambie totalmente por poder volver a verla.

Película para todo aquél que esté interesado en la filmografía de Bergman, su personalidad, su vida y sus anécdotas. Y para aquél que guste de escuchar a personas francas que se abren en canal (más teniendo en cuenta la edad que tenía cuando se rodó este documental, hablándonos de algo tan poco tratado como la vejez).

Tras mi famoso verano, empecé la universidad, y en la asignatura de Historia Económica Mundial nos pusieron El Séptimo Sello para verla en clase. Cuando aparece la muerte por primera vez, casi todo el mundo se rió, creo recordar que yo también… Probablemente ninguno se habría reído si la hubiese visto a solas.
Esto siempre me ha llamado la atención.

Una entrevista interesante junto con uno de sus actores fetiche Erland Josephson:

Un vídeo homenaje que hice de la película Un verano con Mónica usando la música de Rodríguez (Crucify Your Mind) subtitulada:

Enlaces patrocinados

Deje su respuestas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies