Últimos Artículos
Las mejores canciones de los años 60
Las mejores canciones de los años 60 Si eres un...
Crítica de Saez – Le Manifeste
Reseña de Saez – Le Manifeste (L’Oiseau Liberté + Lulu) Damien Saez, cantautor...
Crítica de El equívoco (The Hireling)
Crítica de El equívoco Cuando pensamos en la desigualdad...
Nelson Can – Miracle / Move Forward
Nelson Can – Miracle / Move Forward En este...
Cómo descargar música de Spotify gratis
Cómo descargar música de Spotify gratis Spotify es uno...
Airways – Reckless Tongue, rock en ascenso
Airways – Reckless Tongue, rock en ascenso Reckless Tongue...
100 canciones de los años 50. Año 1959
100 canciones de los años 50. Año 1959 La...
Alex Vargas – 7 Sins / Warnings
Alex Vargas – 7 Sins / Warnings Hace ya...
Cold War Kids – Love Is Mystical / So Tied Up
Cold War Kids – Love Is Mystical / So...
100 canciones de los años 50. Año 1958
Las canciones del año 1958 seleccionadas en esta lista...

             

This text will be replaced by a player.
     

H-Burns es una banda francesa (¡Oh! sorpresa) liderada por Renaud Brustlein. Se diferencia de la mayoría de sus compatriotas aquí presentados porque canta en inglés, eso sí. El inicio de su carrera se remonta al año 2006, cuando lanzaron el álbum Songs From The Electric Sky. Desde entonces, cuatro discos más le han sucedido, siendo el último Night Moves.

Nowhere To Be huele a hit normal, o lo que es lo mismo, una canción de rock típica que esconde un buen ritmo, un estribillo pegadizo y algún que otro grito de los que enardecen al público en los conciertos. Este pequeño acercamiento a la fama internacional recuerda a otros grandes artistas del rock/folk norteamericano, especialmente a Bruce Springsteen, pero también al rock de los 90. La voz de Renaud Brustlein nos suena, pero para bien. Se podría decir que sabe cantar, aunque incluye también varios arreglos que hacen de la canción un pequeño himno para disfrutar en la carretera, mientras agarras el volante de tu coche, bajas la ventanilla del piloto y te dejas llevar por el viento (sin quitar los ojos de la carretera).

Quizá sea influenciado por la portada, pero juraría que antes de verla ya me había imaginado escuchando Nowhere To Be en un coche camino a ninguna parte. Casualidad o no, esa es la clave. Si te genera sensaciones y éstas son buenas, es que algo está saliendo bien, aunque quizá es la primavera.

Como curiosidad, el álbum Songs from the Electric Sky está dedicado a Johnny Cash. A pesar de nacer como un proyecto en solitario, finalmente, tras este álbum especialmente acústico, Brustlein decidió unir sus fuerzas con otros músicos, llegando a ser producido por algunos de los más famosos y respetados productores de la industria rock estadounidense, otrora hacedores de grandes éxitos junto a Nirvana o PJ Harvey.

Este último álbum, Night Moves, al que pertenece Nowhere To Be, ha sido producido por Rob Schnap, encargado de ayudar a elaborar y perfeccionar los trabajos de Elliott Smith, Beck y Guided By Voices, entre otros.

H-Burns – Nowhere To Be

Enlaces patrocinados

Deje su respuestas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies