Últimos Artículos
430 canciones de los años 60. Año 1964
Seguimos con nuestra lista musical de los años 60,...
World of Tomorrow, de Don Hertzfeldt
Recuperamos una película nunca suficientemente reivindicada. Dura sólo 16...
Slang – What Happened To You [audio]
El verano ya está aquí, y con él el...
Weirds – Phantom [audio]
Muchos hablan de este cuarteto de Leeds como lo...
BlackWaters – Fuck Yeah [mp3]
Os presentamos a esta joven banda del Reíno Unido....
430 canciones de los años 60. Año 1963
La década de los 60 avanza un año más...
Crítica de La juventud (Youth – La giovinezza)
Como una canción sencilla (sobre el final de la...
430 canciones de los años 60. Año 1962
430 canciones de los años 60. Año 1962 El...
430 canciones de los años 60. Año 1961
430 canciones de los años 60. Año 1961 Después de...
430 canciones de los años 60. Año 1960
430 canciones de los años 60. Año 1960 El año...

             

Tom Young es el verdadero nombre que se esconde tras el nombre de Freddy Fudd Pucker. Un nombre que me recuerda al Nadie sabe nada de la última semana (Andreu Buenafuente y Berto Romero en Cadena Ser), cuando los presentadores hablaban del increíble nombre menguante (Fernando Fernán Fer). Una tontería, lo sé, pero es lo que tiene escuchar la radio y que te haga reír.

El señor Young era parte de la banda neozelandesa Delgirl hasta que él mismo rompió la unidad del cuarteto y creó este proyecto en solitario. En su lugar llegó otro viajero que se unió al camino de los otros tres integrantes, pero hoy de quien hablamos es de Tom, quien este año ha lanzado un álbum que, sin ser lo mejor que he oído en años ni renovar un ápice el mundo de la música ni mucho menos convertirse en un punto de inflexión en la década, sí que mantiene un buen nivel sonoro a lo largo de todo Hourglass Wine (que es como se llama este LP).

En Hourglass Wine encontramos 10 temas (una norma así lo dicta, desde hace un tiempo, e indica que con sólo 10 canciones nadie espera hacer un álbum clásico y con pretensiones, más bien corto y fácil de escuchar, ¿o no?), de entre los cuales destacan Soft Machine, Don’t Fail Me Now, We Burn Now o Shifting Sands. Todos con un sonido poco particular, pero que vale la pena conocer y valorar por uno mismo. En palabras del propio artista, escuchamos folk trash, pero si me preguntaran a mí, que no soy el cantante y compositor, diría que es rock con ramalazos punk del siglo XXI, esto es: punk rock derivado del punk de los 90, pero con más calma y ningún grito que se salga del tono.

Nunca le veremos cantar en España (casi seguro estoy de ello), pero asegura ser un crack sobre el escenario, que ningún show es igual que el anterior y que una banda de un sólo hombre en alto vale más que muchas otras cosas… aunque intuyo que no estará solo, por mucho que sea la banda de un sólo tío. Es igual, porque sólo tendremos su música grabada y esa es la que disfrutaremos (mientras dure sin quemarse).

Hourglass Wine, de Freddy Fudd Pucker

Enlaces patrocinados

Deje su respuestas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies