Últimos Artículos
430 canciones de los años 60. Año 1964
Seguimos con nuestra lista musical de los años 60,...
World of Tomorrow, de Don Hertzfeldt
Recuperamos una película nunca suficientemente reivindicada. Dura sólo 16...
Slang – What Happened To You [audio]
El verano ya está aquí, y con él el...
Weirds – Phantom [audio]
Muchos hablan de este cuarteto de Leeds como lo...
BlackWaters – Fuck Yeah [mp3]
Os presentamos a esta joven banda del Reíno Unido....
430 canciones de los años 60. Año 1963
La década de los 60 avanza un año más...
Crítica de La juventud (Youth – La giovinezza)
Como una canción sencilla (sobre el final de la...
430 canciones de los años 60. Año 1962
430 canciones de los años 60. Año 1962 El...
430 canciones de los años 60. Año 1961
430 canciones de los años 60. Año 1961 Después de...
430 canciones de los años 60. Año 1960
430 canciones de los años 60. Año 1960 El año...

Porque no sólo de música vive el hombre, sino también de cine con grandes bandas sonoras originales, el tercer nombre de la lista con lo mejor del año es La doncella (The Handmaiden), de Park Chan-wook. Este realizador, muy apreciado entre gran parte de los cinéfilos por su labor al frente de Oldboy (y el resto de la trilogía de la venganza), ha estrenado este año una nueva película que sigue destacando por una estética y una narrativa muy particulares, imágenes muy estilizadas y una ambientación única, gracias también al trabajo del compositor habitual (y nunca suficientemente reconocido) del director,  Jo Yeong-Wook.

El otro día leí un artículo que defendía la idea de que este film podría ganar absolutamente todos los premios existentes en los Oscar. No es que eso importe demasiado (obtener premios), pero no deja de ser interesante como idea. La doncella (The Handmaiden) es perfecta a nivel de guión, montaje, de narración (aunque muchos pueden acusarla de tramposa al aportar puntos de vista diferentes que le ocultan ciertas cosas al espectador), de vestuario, música y actores. En cualquier caso, esta obra basada en el libro de Sarah Waters pertenece sin duda a la lista de lo mejor de 2016, y es de agradecer: Park Chan-wook no parecía el mismo tras Thirst y Stocker. O puede que fuera el mismo, pero demasiado.

Y es que a lo largo de la película, las estratagemas que utiliza el director invitan al espectador a deconstruir y reconstruir la historia de las dos protagonistas y del resto de personajes. Como si fuéramos partícipes de un juego erótico, intentamos revelar lo que hay detrás de cada acto en el que la película está dividida, y todas estas dudas excitan nuestra imaginación. De estos esfuerzos imaginativos nace esta ficción, mitad rompecabezas, mitad romanticismo y erotismo. Puede que lo mejor de todo sea ver cómo Park Chan-wook occidental no llene de prejuicios su visión, aunque es posible que el que tiene la mirada sucia, no la limpie nunca, y menos frente a una experiencia erótica respetuosa que pretende sorprender a todos los espectadores.

Sea como fuere, La doncella  sirve como regreso del realizador coreano a la excelencia técnica, psicológica y truculenta que tantos seguidores le ha agenciado, unido todo ello a su humor negro, no siempre sencillo de hacer bien. Por el bien de los espectadores potenciales, no hablaremos del argumento, y lamentamos las altas expectativas que podamos ocasionar con este texto, por si en el futuro no se cumplen. La calidad es incuestionable, pero los gustos no lo son.

Lo mejor de 2016: La doncella (The Handmaiden), de Park Chan-wook 1

Lo mejor de 2016: La doncella (The Handmaiden), de Park Chan-wook

Enlaces patrocinados

Deje su respuestas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies