Últimos Artículos
430 canciones de los años 60. Año 1964
Seguimos con nuestra lista musical de los años 60,...
World of Tomorrow, de Don Hertzfeldt
Recuperamos una película nunca suficientemente reivindicada. Dura sólo 16...
Slang – What Happened To You [audio]
El verano ya está aquí, y con él el...
Weirds – Phantom [audio]
Muchos hablan de este cuarteto de Leeds como lo...
BlackWaters – Fuck Yeah [mp3]
Os presentamos a esta joven banda del Reíno Unido....
430 canciones de los años 60. Año 1963
La década de los 60 avanza un año más...
Crítica de La juventud (Youth – La giovinezza)
Como una canción sencilla (sobre el final de la...
430 canciones de los años 60. Año 1962
430 canciones de los años 60. Año 1962 El...
430 canciones de los años 60. Año 1961
430 canciones de los años 60. Año 1961 Después de...
430 canciones de los años 60. Año 1960
430 canciones de los años 60. Año 1960 El año...

This text will be replaced by a player.
     

¿Qué le pasa a la gente?Woody no lo sabe

¿Qué le pasa a la gente? es algo que me pregunto prácticamente a diario. Cuando salgo a la calle, cuando veo la televisión, cada vez que “conecto” con la Sociedad. Algunas veces son detalles, como cuando vas en el metro y al llegar a las escaleras mecánicas, éstas están paradas, y entonces todo el mundo camina por las escaleras de toda la vida, creando un pelotón en el centro (con culos pegados a caras) mientras en el lateral de subida no hay un alma. O cuando he ido al cine a ver una película de Woody Allen y en la sala sólo hay señoras mayores (llenando la sala); o siguiendo con Woody Allen, cuando hablas de alguna película suya y tu interlocutor te dice “es que a mí los traumas de este hombre no me interesan”, “podría haber hecho una película en su vida, y sería la misma siempre”, este ejemplo también se daría con Pedro Almodóvar.

“Cógeme sitio” x5

O que si vas en Autobús habrá una sudamericana o un adolescente sentado en el asiento para ancianos/embarazadas/personascondiscapacidad y a su lado una anciana mirándola con desprecio, así como un millón de ancianos ocupando los asientos para los demás. O que si vas a algún evento de entrada gratuita, cuando te pongas a  la cola habrá delante de ti 5 personas, y a 10 minutos de entrar, habrá 25 y tengas que rezar por poder entrar (y que más de la mitad de estas personas sean muy raras, de las que llevan bata en la calle o una redecilla de chirimoyas en la cabeza). O el hecho de que las opiniones se generalicen, como cuando se habla de San Valentín o de la religión (no estoy en contra, sólo de la Iglesia como institución).

Señora, precioso el gorro…

Musicalmente hablando, suele ocurrir que, cuando un grupo/artista es desconocido, la tendencia de quien lo escucha es decir “cómo mola” (si le gusta), mientras que a medida que se va dando a conocer y se escuchan sus canciones por todas partes, esa persona que estaba encantada pasa a despreciarlo. Generalmente, en base a mi propia experiencia, puedo decir que cuando más vende y más se escucha en la radio (si es que aún alguien la escucha), más gente dirá que no le gusta, que lo odia (como la de gente que está hasta los huevos de Tarantino por la brasa que dan los fans). A veces es porque de gustarle, le gusta hasta a los bakalas/canis/killos, lo que da pie a que el resto de seres humanos respetables se alejen de todo lo que toquen (Mägo de Oz, Estopa), pero otras es simplemente porque le gusta a todo el mundo, y todo el mundo dice que no le gusta.

Me viene a la memoria un ejemplo concreto que viví hace unos años. Conocí en la Universidad a una chica francesa que estaba de Erasmus en España el año que había editado una versión española de su álbum Caravane el cantautor francés Raphaël Haroche, y también la banda BB Brunes, que ella no conocía. Pues bien, cuando se los di a conocer, estaba encantada con ellos. Al poco tiempo vino a visitarla su mejor amiga de Francia (que había vivido el éxito de ambos álbumes en su país) y cuando le puso esta música ella casi escupe en ambos CDs, ¡como si fuesen El Canto del Loco o Álex Ubago! Hasta entonces coincidían en todo lo que les gustaba y de repente, tras estar un año desconectada, en diferentes países, ¿sus gustos habrían cambiado?

En el álbum Caravane colaboraron artistas que habían participado en algunos de los primeros trabajos de David Bowie, sacando un sonido muy clásico y a la vez verdaderamente atractivo, que supuso un gran éxito del disco y no sólo en su país de origen. Pero como yo no lo viví y aquí lo conocen 5 personas, no tengo problemas.

¿Divago? Me tendré que apuntar al Gym…

Enlaces patrocinados

Deje su respuestas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies