Últimos Artículos
Cómo descargar música de Spotify gratis
Cómo descargar música de Spotify gratis Spotify es uno...
Airways – Reckless Tongue, rock en ascenso
Airways – Reckless Tongue, rock en ascenso Reckless Tongue...
100 canciones de los años 50. Año 1959
100 canciones de los años 50. Año 1959 La...
Alex Vargas – 7 Sins / Warnings
Alex Vargas – 7 Sins / Warnings Hace ya...
Cold War Kids – Love Is Mystical / So Tied Up
Cold War Kids – Love Is Mystical / So...
100 canciones de los años 50. Año 1958
Las canciones del año 1958 seleccionadas en esta lista...
Brutus – All Along / Drive (3/4s) | Burst
Brutus – All Along / Drive (3/4s) | Burst...
The Beach – Bite My Tongue / Geronimo / Thieves
The Beach, a pesar de lo que el nombre...
El Rancius – Todos Somos Rancius [mp3]
El Rancius - Todos Somos Rancius . La vida...
ISLAND – A Place You Like EP
ISLAND - A Place You Like EP. Desde el...

Con dos álbumes en solitario a sus espaldas –1971 (2010) y Diarios (2013)-, Rafael Berrio es uno de esos extraños cantautores cuya personalidad y mente son capaces de crear universos propios en los que poder recrearnos durante tan sólo 4 minutos de nuestra vida, y de los que con ello se crean tantos seguidores como detractores.

Rafael Berrio es algo así como un artista de otra época, de cuando la música en francés triunfaba en todo el mundo. La temática de sus letras, incluso el uso de las palabras, forman parte de ambientes más cercanos al mundo de Jacques Brel o Charles Aznavour (artistas insuperables), por ejemplo, que de cantautores actuales como Nacho Vegas o José Ignacio Lapido. Temas como Las mujeres de este mundo, Como Cortés o Simulacro, de su primer álbum, son buenos ejemplos de esto que digo, así como En las lindes del fin, Insomne o La alegría de vivir, de su último disco.

Rafael Berrio - Diarios (2013)

Rafael Berrio – Diarios (2013)

Como única nota negativa diría que, en mi caso -que con la música en español mis oídos tienden a ser más prejuiciosos que con la música en otros idiomas-, la primera escucha (hace casi 4 años) fue un poco difícil, ya que esa afectación tan típica de los años 60-70 en la música europea ya no se da apenas hoy en día y uno no está acostumbrado. Ahora puedo decir que fue todo un acierto haberle dado una segunda oportunidad. Sus dos álbumes bien podrían formar uno solo, ya que son sonoramente casi idénticos. Se nota la predilección por las melodías elegantes, el uso del piano y el violín. Todas las canciones merecen atención, ya que esconden introspectivas letras que parecen haber sido escritas (para ser escuchadas) en la soledad de la noche, con un cigarro en la mano y un millar de recuerdos en la memoria. Y es extraño que a lo largo de estos años no haya gozado de mayor repercusión a nivel de público.





Enlaces patrocinados

Deje su respuestas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies