Últimos Artículos
Cold War Kids – Love Is Mystical / So Tied Up
Cold War Kids – Love Is Mystical / So...
100 canciones de los años 50. Año 1958
Las canciones del año 1958 seleccionadas en esta lista...
Brutus – All Along / Drive (3/4s) | Burst
Brutus – All Along / Drive (3/4s) | Burst...
The Beach – Bite My Tongue / Geronimo / Thieves
The Beach, a pesar de lo que el nombre...
El Rancius – Todos Somos Rancius [mp3]
El Rancius - Todos Somos Rancius . La vida...
ISLAND – A Place You Like EP
ISLAND - A Place You Like EP. Desde el...
100 canciones de los años 50. Año 1957
100 canciones de los años 50. Año 1957. Octava...
Lo mejor de 2016: La doncella (The Handmaiden), de Park Chan-wook
Lo mejor del año 2016: La doncella (The Handmaiden),...
Lo mejor del año 2016. Parte II: Laurence Nerbonne – Montréal XO
Lo mejor del año 2016. Parte II: Laurence Nerbonne...
Lo mejor del año 2016. Parte I: Albin Lee Meldau – Lou Lou
Lo mejor del año 2016. Parte I: Albin Lee...

This text will be replaced by a player.
     

Saez

Damien Saez es uno de los cantautores más sobresalientes del panorama actual mundial, que destaca por encima de otros artistas similares (considerados poetas) gracias a una gran voz, sorprendentemente versátil y melódica.

Pongámonos en antecedentes. Saez (la banda del cantautor Damien ídem) se hizo conocida en Francia allá por el año 2000, cuando la canción (noventeramente rockera) Jeune et con, del álbum Jours étranges (1999) se mantuvo durante 24 semanas en el top 100 de singles más vendidos (lo cual, siendo su primer disco, fue toda una sorpresa). Los años fueron pasando, y los discos publicados también, siendo los dos siguientes -God Blesse (2002), Debbie (2004) bastante similares: Rock alternativo, evolucionando poco a poco hacia sonidos más oscuros.

Cuatro años después de Debbie, volvimos a saber algo de ellos. En 2008 publicaban el triple álbum Varsovie – L’Alhambra – Paris. En este año yo le descubrí, y digo descubrí, porque es en este álbum en el que se empieza a notar el típico toque cantautor, con una personalidad mucho más definida. Cabe decir que en realidad sólo descubrí Paris en un principio, el disco más accesible de los tres. De repente, se había acabado el rock, y sólo quedaba desolación, con canciones tan destacables como S’en aller, Putains vous m’aurez plus o Jeunesse lève-toi.

Damien Saez

Dos años más tarde volverían a su vertiente más rock (aunque de igual potencia lírica) en J’accuse. Sin embargo, en esta ocasión tenemos entre manos su último álbum, más cercano en espíritu y estructura al de 2008, estando éste también dividido en tres discos más o menos estructurados como acústico-rockero-orquestal, obteniendo con ello unos resultados mucho más redondos.

Vamos a empezar (como es lógico) por el primer disco, el cual podríamos considerar como el más acústico, Les échoués. 9 canciones que atraen y te van conquistando poco a poco. Es el CD de escucha más difícil, y a su vez musicalmente el más sencillo, no por ello menos cuidado, porque con cada nueva escucha se puede apreciar cada arreglo y cómo cada detalle ha sido extremadamente mimado tema tras tema, sin florituras. Es posible que en un primer acercamiento no se aprecie cada pequeño matiz: un minúsculo cambio de ritmo, los acompañamientos vocales que aparecen sin notarse, o la importancia de los versos y de cómo Damien Saez los interpreta… es algo clave y que sirve para que en ningún momento el conjunto suene recargado o falso. Es un disco que va creciendo con cada escucha, hasta que al final no puedes dejar de escucharlo, y si tienes la suerte de entender el francés, con más razón.

 Damien Saez

Sus canciones se mueven entre el amor trágico (Betty) y la crítica social (Les Fils D’Artaud), sobre todo, pero también hay homenajes a películas (Into the wild) e historias vívidas como recitadas por un juglar (Les échoués). Muy recomendable para escuchar tanto de fondo como prestando toda tu atención. Es, para el que suscribe, una gran forma de comenzar a conocer  uno de los albums del año.

Mi favorita de este disco, aunque es realmente difícil decidir (además de las mencionadas, Le gaz o À nos amours son muy remarcables también): Marie. Puro crescendo. Emocionante y épica. Con estilo y ecos (tal vez a modo de homenaje) del por otra parte inimitable Jacques Brel -Ne me quitte pas (No me dejes), con similitudes también en la interpretación lírica, capaces de transportarte a otros tiempos y lugares.

Es, además, casi una introducción al tercer disco, pues se deja vislumbrar por primera esa instrumentación orquestal, y esa letra que en conjunto con la melodía crea sin duda una de las canciones más completas de todo el álbum.

Este triple álbum sólo está a la venta en España a través de amazon.es. Esperemos que llegue a nuestras tiendas algún día (y principalmente en concierto). Es indecente no poder disfrutar de tanto talento.

Marie (letra)

No me dejes, Marie
En este triste bistró
En medio de estas tormentas
Me duele tanto la cabeza

No me dejes, Marie
Rodeado de cadáveres
Enterrado bajo horizontes
Que parecen muros
¿Dónde está la aventura?

No digas que se acabó, Marie
Que no queda nada que decir
Que no importa
Que no queda nada que escribir
Que no queda nada que cantar
Nada que descubrir

Que has perdido las ganas, tú
Y que deseas escapar
Que perdiste la sonrisa, que sólo te quedan suspiros
Una sonrisa no se puede perder

Se olvida solamente
Con el tiempo

Eres demasiado bonita, Marie
Más bonita que París, Marie
Más bonita que la noche
Más bonita que Arletty
Más bonita que los niños del paraíso

Y eres tan buena, Marie
Con tus pechos puntiagudos
Como las catedrales, parecen Notre-Dame
Parecen pirámides

Pero sabes que no soy un faraón
Todo lo que hago es escribir canciones tristes
Y como tú bien dices
No es una profesión
El cantar al horizonte
Que con eso no se consigue una casa. No hay necesidad de una casa…
Cuando tienes el horizonte
Y si quieres, Marie
Encontraré un trabajo
Seré banquero si es necesario
Y ganaré algo de dinero
E iremos a América
En la bodega de un barco
Nosotros, los desesperados
Nosotros, las almas fracasadas
Volaremos a Broadway

Porque te encanta bailar
Porque me encanta cantar
Porque me gusta mirar
Tu falda que hace girar
Mi mundo entero
En la ciudad de las luces
Seguro que podremos recuperar este amor que se nos agota
Nuestros corazones enteros

No me dejes, Marie
El bistró va a cerrar
Y ya no es un bistró,
Es una balsa,
Apenas un cementerio

Despierta, Marie
El día se acelera
Sí, somos los malditos
Sí, somos los podridos
Sí, somos los perdidos
Vamos, adiós Marie
No me digas que estoy acabado
Que estoy aquí como un idiota hablando con estatuas
En las que nunca creí

Vamos, adiós Marie
Mi corazón se estremece
y hace tanto que está perdido
Hablando con estatuas…

Vamos, adiós Marie
Broadway está sonriendo
En mi corazón hay deseo
Broadway está sonriendo,
Vamos, adiós Marie
Broadway está sonriendo, Marie
En mi corazón hay deseo
Broadway está en Paris
Broadway está en Paris

Artículo publicado en Timber Chronicles.

Enlaces patrocinados

Deje su respuestas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies