Los 60. Canciones del año 1968 en español y otras lenguas romances

Canciones del año 1968 en español

Poco a poco vamos llegando a la recta final con las mejores canciones de los 60 en español y en inglés. Una lista que incluye 230 canciones en español y otras lenguas romances y otras 200 en inglés. Tal es la cantidad de temas escogidos, que hemos tenido que dividir el último tercio por idiomas para poder publicar las elegidas con mayor frecuencia temporal.

Al mismo tiempo, completamos nuestra selección con canciones de los 70 al mismo ritmo, aunque comenzada tiempo después. Nuestra intención es completar el Siglo XX entero revisando los nombres y canciones más representativas de cada década.

Así, en este tiempo ya hemos finalizado el repaso por la música de los 50, con 100 canciones en inglés, español, portugués, francés e italiano principalmente. Sin embargo, no nos quedamos sólo en esa década, analizando lo mejor de los últimos 50 años de la música del siglo, sino que también al hablar sobre la música de los 40 encontramos un mayor número de canciones en alemán, por ejemplo.

Claro, con el tiempo nos hemos dado cuenta de cómo un montón de idiomas fueron perdiendo interés fuera de sus fronteras en favor de la cultura pop anglosajona, haciendo que por ejemplo la música de los años 30 quede más bien como una huella de algo que ocurrió y que funcionaba así (llena de temas instrumentales y de baile entre baladas y tristeza) y de lo que apenas queda nada ya.

Índice de contenido Ocultar

Música de 1968 en español, francés, italiano y portugués. Las 36 mejores canciones del año

Pero no sólo de décadas vive el muro de absenta, también de los años individualmente, y ahí es donde entra nuestra selección con las mejores canciones de 1968 en español y otras lenguas romance.

Adriano Celentano – Azzurro

Compuesta por Paolo Conte y con la letra de Vito Pallavicini, Azzurro se ha convertido en una de las canciones más famosas del repertorio de Adriano Celentano. Por ejemplo, es sabido que los aficionados de la selección italiana de fútbol, ​​denominados como “gli azzurri”, eligieron Azzurro como himno no oficial del Mundial de la FIFA 2006. Más tarde, la canción fue versionada por cantantes y grupos tan famosos como Gianni Morandi, Mina Mazzini, Die Toten Hosen y Ricchi e Poveri. Su fama es inagotable a pesar del tiempo.

Armando Manzanero – Somos Novios

La canción Somos Novios fue un éxito tal en 1968, que Armando Manzanero cuenta hasta con una versión en inglés titulada It’s Impossible), traducida al inglés por Sid Wayne, grabada por primera vez por Perry Como en 1970 y más tarde interpretada por Elvis Presley.

Sin duda, este es uno de los boleros más populares de todos los tiempos. De hecho, la canción no sólo fue versionada por los dos nombres mencionados; también fue interpretada por la leyenda del reggae Dennis Brown, por Luis Miguel cuando lo iba petando por el mundo, o hasta por José Feliciano o Andrea Bocelli a dúo con Christina Aguilera. Y el éxito no sólo ha sido en español, sino que la versión de Perry Como fue otro éxito de las listas de Billboard estadounidenses.

Caetano Veloso – Alegria, Alegria

Aunque en el título pueda hacer mayor hincapié en el español, en nuestras listas también hablamos de canciones de 1968 en portugués y otros idiomas romances. En este caso de uno de los más grandes cantantes, compositores y guitarristas brasileños de la Historia y uno de los principales representantes de la canción del autor en su país, además de escritor y activista político.

Caetano Veloso es uno de los principales iniciadores y partícipes del movimiento Tropicalismo, fenómeno específicamente brasileño que surgió en Brasil en la década de 1960 durante la dictadura militar y significó una combinación de teatro, poesía y música. La hermana del artista, la cantante Maria Bethânia, también participó en el movimiento.

Fórmula V – Tengo Tu Amor

Si bien los inicios de Fórmula V se remontan a 1967, año de la fusión de las bandas madrileñas Los Rostros y Los Jíbaros (después de que sus integrantes se hubieran conocido en varios conciertos en la ciudad), no fue hasta el año siguiente que llegó su primer gran éxito: Tengo Tu Amor.

Es en 1968 cuando José Nieto (ex integrante de “Los Pekenikes”) escuchó al grupo tocar y los reunió con Maryní Callejo, la directora artística que ya había triunfado con Los Brincos y Los Relámpagos. Callejo consiguió que los músicos realizaran este proyecto bajo la atenta mirada de la marca Philips, no sin antes cambiar el nombre de la banda a Fórmula V (ya que en principio se llamaron Los Cambios). Así, con la ayuda de otros grandes nombres de la música española, consiguieron establecerse como uno de los nombres clave de la música española y las canciones del verano de finales de los 60 y principios de los 70.

Gigliola Cinquetti & Trío Los Panchos – Quizás, Quizás, Quizás

Aunque esta canción es muy famosa en todo el mundo gracias a la versión cantada por Nat King Cole, seguramente sea en la voz de Gigliola Cinquetti acompañada de Los Panchos con la que más veces la hayamos escuchado en los países de habla hispana. No ponemos la mano en el fuego, pero es una posibilidad bastante alta.

Gilberto Gil – Domingou

Este año fue realmente importante en la música brasileña. De hecho, Gilberto Gil es un músico y político brasileño que, junto con el mencionado Caetano Veloso, es uno de los fundadores del Tropicalismo. De 2003 a 2008 fue el primer ministro de cultura negro en Brasil.

La canción Domingou pertenece a la etapa dorada de Gil, con una letra que señala un domingo que es hermoso: telenovela, misa y cómic. Una canción tan buena que ni siquiera necesitas entender la letra.

Henry Stephen – Limón Limonero

El venezolano Henry Stephen es uno de los primeros rockeros del país. Ya fuera como integrnte del grupo de música Los Impala o como solista, cuando su nombre tocó las listas de éxito en varios países con esta Limón Limonero. Más tarde, en 1974, RCA Records le otorgó un disco de oro por vender un millón de copias de la canción.

Jacques Dutronc – Il Est Cinq Heures… Paris S’Éveille

A pesar de no estar muy al tanto sobre la cultura laboral o matutina, y de no conocer la capital francesa, sí que nos interesan las canciones sobre París. Puede que por eso sepamos que detrás de esta canción de Jacques Dutronc hay toda una idiosincrasia radiofónica que lleva a despertar a buena parte de la ciudadanía con su voz y melodía.

Juan & Junior – Anduriña

A pesar del éxito que disfrutaban Los Brincos, Juan & Junior pronto abandonaron el barco para convertirse en uno de los dúos musicales que más discos vendían durante estos años. Tanta fama y seguimiento obtuvieron, que incluso Picasso decidió hacer el diseño de portada de este single, Anduriña.

Karina – La Fiesta

Tal vez recuerdes a Karina por sus vídeos en redes sociales realizados a lo largo de 2020, o tal vez por sus relaciones con el peluquero extravagante aquel. Quizá la recuerdes porque hablamos de ella al repasar la música de 1967 en español, cuyo éxito Romeo Y Julieta seguramente hayas escuchado más de una vez.

En cualquier cosa, se dio a conocer al público español en 1965 con una exitosa versión de Poupée De Cire, Poupée De Son de France Gall. También grabó una versión contemporánea de la canción de James Bond Goldfinger. En 1966 fue galardonada con el Premio a la Mejor Cantante Yé-Yé y también hizo sus pinitos en el cine protagonizando películas como Los Chicos del Preu (1967). Sus canciones, como Las Flechas Del amor, El Baúl De Los Recuerdos y La Fiesta” se convirtieron en éxitos en España.

Karina – Las Flechas Del Amor

Si cuando hablamos de la música de 1981 en español ya dijimos que Juntos, de Paloma San Basilio, había envejecido un poco mal, nuestra opinión sobre Las Flechas Del amor no es muy diferente.

Lluís Llach – L’Estaca

Uno de los himnos más importantes de la canción protesta viene de la mano de Lluís Llach, el cantante criticado por algunos por meterse en la política independentista catalana, tuvo la valentía de escribir y publicar este tema durante el franquismo, superando la censura con una metáfora sobre la propia dictadura, a la que le quedaban todavía unos años de vida más hasta la muerte de Francisco Franco en cama.

Lone Star – Mi Calle

Para muchos de los jóvenes que lo fueron durante finales de los 60, casi seguro que Mi Calle es una de las mejores letras de canciones en español jamás escritas. Con sus gotas de crítica social, su poco de rebeldía juvenil propia del rock, sus cambios de ritmo guiados por una forma de cantar que expresa tanto como la parte lírica, los Lone Star daban otro ejemplo de su buen hacer.

¿Estaban a la altura de otras bandas coetáneas más famosas y recordadas? Para nosotros sí. Quizás el hecho de empezar siendo una suerte de versión en español de The Animals, traduciendo al español La Casa Del Sol Naciente para convertirla en una de las mejores canciones de 1964 en dos idiomas, y un año después Comprensión, lo cierto es que su obra propia es abundante y siempre a reivindicar.

Los Albas – La Última Noche

Para muchos, Los Albas son uno de los mejores grupos de los 70, desde luego son uno de los precursores de la rumba pachanguera. La Última Noche y el tema siguiente en nuestra lista son recordados a modo de versiones, originales o usos adquiridos en nuestro vocabulario habitual.

Los Albas – Los Ejes De Mi Carreta

Poema de Romildo Risso y canción original de Atahualpa Yupanki, la expresión porque no engraso los ejes, me llaman abandonao. Si alguna vez has escuchado esta frase (o alguna similar), probablemente venga de aquí. Poco más que añadir.

Los Bravos – Bring A Little Lovin’

Está claro que Los Bravos es uno de los grupos de música españoles más famosos en el mundo entero, aunque su cantante no fuera español y haya opiniones que declaren que la formación del mismo no era igual en las películas o los conciertos que en estudio.

Para nosotros esta clase de debates, teorías o realidades tienen su interés y nos gusta saber todo sobre las interioridades que existieron en las grandes obras de la música, el cine o la cultura en general, pero no deja de ser un poco irrelevante cuando ya han pasado tantos años y lo que nos queda son estos temazos que hasta Quentin Tarantino usa para sus películas.

Los Brincos – El Pasaporte

Estamos llegando a la recta final de la carrera de Los Brincos como banda. Después de que en el otoño de 1966 la banda se dividiera en dos con la separación de Juan Pardo y Junior para formar el dúo Juan y Junior, Fernando Arbex y Manuel González mantuvieron el nombre de Los Brincos y continuaron con Ricky Morales (hermano de Junior) y Vicente Jesús Martínez.

Como demuestra El Pasaporte, su música mantuvo el ritmo melódico y la armonía vocal que siempre caracterizó al grupo, pero sin la crudeza de la primera formación. Durante 1968, a pesar de la ausencia del dúo autor de Anduriña o La Caza, el éxito de la banda continuó, especialmente después de que grabaran con Larry Page en el estudio de Abbey Road

Los Brincos – Lola

Lola representa sin duda una de las mejores canciones con nombre de mujer hecha por un grupo español. Seguramente una de las canciones más recordadas de la banda, aunque nuestra favorita siga siendo Flamenco. Sin embargo, a pesar del nuevo triunfo musical de Los Brincos, la escena musical española, como en el resto de Europa, cambiaba más hacia el soul, el folk rock, el blues rock y sobre todo el pop psicodélico. Esto influyó en el propio sonido de la banda, como verás cuando llegues al año en que publicaron Mundo, Demonio, Carne.

Los Chijuas – Te Quiero

Anteriormente conocidos como Los Ídolos, Los Chijuas, originarios de Chihuahua, están formados por excelentes músicos mexicanos comandados por los hermanos José Manuel y Julian Ganem (Chihuahua, Chih), Enrique Becerril (Ciudad de México) y Luis Oliver (Monterrey, N.L.). La gran calidad del grupo fue reflejo de un proyecto serio y con excelentes músicos que participaron a través de su vida musical, entre algunos de los que se cuentan Hesiquio Ramos (ex Los Monjes), Fernando Vahauks (ex Los Sinners y Tijuana Five), Ricardo Toral (ex Los Cuervos, Los Esclavos), etc.

Los Gritos – La Vida Sigue Igual

El poco recordado Manolo Galván, junto con José Ramón Moreno Muñoz (batería), José Sierra Blanco y Francisco Doblas Vega (guitarristas), obtuvieron su primer gran éxito a través de la discográfica Belter gracias al Festival de Benidorm de 1968, que ganaron con La vida sigue igual, popularizada casi al mismo tiempo por Julio Iglesias.

Los Mismos – El Puente

Otro de los grupos pertenecientes a la discográfica Belter, Los Mismos, lo petaron este año con El Puente, otro exitoso tema veraniego que participó en un festival musical, en este caso el Internacional de la Canción de Mallorca. Hasta aquí todo correcto, aunque ya te avisamos de que el año que viene te hablaremos de su versión de Voy a pintar las paredes con tu nombre.

Los Mitos – Cuando Vuelvas

Para muchos, Los Mitos fue uno de los grupos más importantes de la música española a finales de los 60, junto a Fórmula V en términos de ventas. No sería una rivalidad tan potente como la de Los Brincos y Los Bravos, pero no andaba muy a la zaga.

Cuando Vuelvas fue y sigue siendo el tema más recordado, una canción que en inglés denominarían como Easy-Listening, con una letra fácil y arreglos vocales similares a The Beach Boys, sin excesos.

Los Payos – Señor Doctor

Los Payos lo petaron gracias a su mezcla de rumba y pop latino, muy usada en la época. 1968 fue su año, ya que lanzaron sus dos primeros sencillos Como un adiós y Adiós, Angelina, seguidos por Señor Doctor y su posterior gran éxito: la canción María Isabel.

Los Sírex – Yo Soy Tremendo

Los rockeros Sírex, banda formada en junio de 1959 en Barcelona (Guillermo Rodríguez Holgado, Antonio Miers y Manolo Madruga, entonces de 15-17 años) bajo la influencia de Elvis Presley, tuvieron uno de sus grandes éxitos con esta Yo Soy Tremendo, después de haber disputado otros temas con Los Bravos en una época en la que un mismo single era lanzado por distintos grupos prácticamente al mismo tiempo. Tras este single y el éxito que atrajo, iniciaron una gira por Latinoamérica y en 1971 se separarían como banda.

Luis Eduardo Aute – Aleluya Nº 1

El año 1968 es clave en la música de Aute, ya que logró un éxito inesperado y abrumador con las canciones Rosas En El Mar y Aleluya N° 1. Ambas fueron el resultado de un viaje a Brasil, país donde descubrió la música de Bob Dylan y Joan Báez. Así, al regresar, y animado por Massiel, escribió estas canciones y tres más, que darían sentido a su primer trabajo de larga duración.

Luis Eduardo Aute – Rosas En El Mar

Tanto esta como la anterior canción fueron un apabullante éxito en el mercado internacional. Tanto es así, que hay quien cuenta que Aleluya Nº 1 generó una versión en inglés que derivó en una respuesta por parte de Paul McCartney (con el single Let It Be).

Marisol – Corazón Contento

En la década de los 60, entre la infancia y la adolescencia, Marisol destacó en una gran cantidad de películas musicales con su voz, gracejo y talento, grabando varios temas no sólo en el cine, aunque si eran incluidos en estos, mayor difusión recibían.

Poco hay que decir sobre la vida y obra de Marisol, dadas las circunstancias que rodearon su carrera a lo largo de su vida, algo que parece haber influido en su temprano retiro del mundo de la farándula en general, no admitiendo entrevistas ni recogiendo premios en público a pesar de su fama y el cariño que muchos seguidores aún la guardan.

Mary Hopkin – Qué Tiempo Tan Feliz

El primer single de la carrera de Mary Hopkin, Those Were the Days en su versión original (Qué Tiempo Tan Feliz en español), fue producido por el ya mencionado Paul McCartney, y fue publicado en el Reino Unido el 30 de agosto de 1968.

A pesar de la competencia de la reconocida estrella Sandie Shaw, cuyo single también fue lanzado ese año, la versión de Hopkin se convirtió en un número 1 en ventas en la lista de singles del Reino Unido y alcanzó el número 2 en el Billboard Hot 100 de Estados Unidos, donde durante tres semanas se mantuvo fuera del primer lugar por Hey Jude de The Beatles. Las ventas mundiales superaron las 8.000.000 de copias.

Massiel – La, La, La

La, La, La La fue la primera canción española de las dos ganadoras de Eurovisión que ha habido hasta la fecha (año 2020). Hablamos de una canción compuesta por Ramón Arcusa y Manuel de la Calva, o en otras palabras, por el Dúo Dinámico.

Además de ser recordada por su victoria en el festival de la canción, también lo es porque la edición de 1968 fue la primera del concurso transmitida en color por televisión.

Miguel Ríos – El Río

Escrita por Fernando Arbex (de los mencionados Brincos), la voz de Miguel Ríos y los arreglos de Waldo de los Ríos hacen de este El Río todo un himno musical cual corriente natural de agua que fluye por un cauce en la superficie terrestre hasta desembocar en el mar, en un lago o en otro río.

Nuestro Pequeño Mundo – Sinner Man

Una de las versiones en español más famosas de Nuestro Pequeño Mundo, tomando como referencia la canción de Nina Simone, aunque su historia es aún más larga, ya que Sinner Man es una canción espiritual tradicional afroamericana cuyas raíces en la música se remontan al cambio de siglo. La versión de Simone a menudo se considera la más famosa, ya que es una gloriosa epopeya de jazz de diez minutos que a menudo usaba como cierre durante sus conciertos.

La banda española convirtió la mezcla de jazz y soul tomada como referencia en folk muy de su época, quizá para diferenciarla de la canción de Nina & Frederik.

Os Mutantes – A Minha Menina

Continuamos con el folk, aunque en este caso brasileño y bastante ligado a las influencias del momento. Os Mutantes es posiblemente uno de los grupos más famosos dentro del rock del país, gracias a un sonido profundo, robusto y, en última instancia, cálido.

Según cuentan, Arnaldo Baptista, el bajista original, se sumergió profundamente en el LSD durante los años 70 y 80, generando un poco de daño psicológico, agravado por un coma bastante largo debido a una caída desde una ventana bastante alta. ¡Ay!

Por otra parte, Kurt Cobain de Nirvana (de quien ya hablamos al repasar la música de los 90) era famoso por ser un gran fan, ya que una vez envió una carta a Arnaldo Baptista solicitando que la banda se reuniera.

Patty Pravo – La Bambola

Diva de la música italiana desde los años sesenta, considerada más allá de sus fronteras como una de las más grandes intérpretes del pop, con una carrera camaleónica que la ha visto pasar por diversos estilos musicales, reinventando continuamente su imagen: desde ídolo beat hasta sofisticada intérprete de compositores italianos y franceses, sin olvidar sus otras facetas dentro del rock.

Pop-Tops – Oh Lord, Why Lord

Destacando gracias al particular acento de Phil Trim (voz del grupo), acompañado por José Lipiani (batería), Alberto Vega López (saxo-clarinete), Ignacio Pérez Romero (órgano), Julián Luis Angulo (Luis Fierro, guitarra y cantor ocasional) y Enrique Gómez Molina (bajo-trompeta), los Pop-Tops lo petaron por primera vez con Oh Lord, Why Lord, aunque no sería la única (ni tampoco la que más fuerte).

Eso sí, este 1968 fue muy importante para ellos, ya que además de éste, también tuvieron un gran éxito con The Voice Of The Dying man, canción dedicada a Martin L. King. Aun así, su mayor éxito fue Mamy Blue, de la que ya te hablamos cuando comentamos las mejores canciones de 1971 en español.

Serge Gainsbourg & Brigitte Bardot – Bonnie And Clyde

Si alguna vez te has preguntado a qué suena la música mod, puede que este tema sea un buen ejemplo fuera de lo anglosajón, creada por un dúo tan encantador como carismático. De ambos hemos hablado mucho en el pasado (y también un poco en el futuro), y en la última canción de la lista algo también caerá, así que para qué contarte más.

Serge Gainsbourg – Initials B.B.

Posiblemente, para nosotros al menos, Initials B.B. sea una de las canciones románticas más destacadas y épicas de la década. Dedicada a Brigitte Bardot, mito erótico de los 50 y los 60, sirve como rendición a su existencia. Al parecer, ambos mantuvieron una relación mientras trabajaban en algunas canciones que grabaron juntos. Esto derivó en rumores que la prensa propagó de forma que el marido de Bardot prohibió que se volvieran a ver y así pasó.

La pena de Gainsbourg no se refleja demasiado en la composición, cuya instrumentación es adictiva y grandilocuente, pero sus sentimientos tras el abandono sí que están un poco más presentes en la letra, al menos en lo que tiene que ver con la grandeza de la actriz y cantante francesa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × 5 =

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies