100 canciones tristes en español para todos los gustos

Canciones tristes en español para llorar

La vida está llena de contrastes. Hoy estamos arriba, mañana abajo. Y musicalmente puede que nos dé hasta igual. A veces, estando abajo, queremos que nos llegue la alegría a través de unas alegres melodías, del mismo modo que estando arriba podemos sentir una tristeza que se complementa perfectamente con una música que nos lleve abajo. Sea cual sea tu caso, aquí está una lista con 100 canciones tristes en español para todos los gustos. Con la esperanza de que te animen, pese a lo que pueda parecer.

En este blog somos de los que defendemos el poder curativo y catártico de escuchar, por ejemplo, canciones tristes para llorar y en español seguro que el resultado es incluso más radical. Pero vaya por delante que, si tu situación emocional es demasiado delicada o sensible, lo suficiente al menos como para que esta selección de música te haga sentir mucho peor, nuestra recomendación es que te pases a nuestra lista de temas alegres que encontrarás justo al final de este artículo, en el apartado de temas relacionados.

Así pues, aquí te dejamos nuestra playlist de música triste en español que incluye una variada mezcla de estilos y artistas para que los pueda disfrutar cualquiera con afán de entrar en depresión. En realidad no, es una broma para intentar animarte a pesar de todo el drama que te va a llegar, que va desde el romántico a que estemos en domingo y mañana nos toque trabajar de nuevo en un lugar que nos hace sentir fatal. En fin, que lo disfrutes, eso es.

Selección de canciones tristes en español para llorar

Pequeño Vals Vienés, de Sílvia Pérez Cruz

Abrimos la lista musical con Pequeño Vals Vienés, una canción con letra del poeta Federico García Lorca y composición del enorme Leonard Cohen para Take this waltz, si bien la versión de Sílvia Pérez Cruz junto a Raül Fernandez Miró (Refree) coge como verdadera influencia la versión que realizaron Enrique Morente y Lagartija Nick.

Silvia Pérez Cruz es una reconocida cantante y compositora que ha demostrado a lo largo de los años que es una auténtica máquina en lo suyo. Su versión es única y su interpretación de las más emotivas que he escuchado, gracias al talento vocal y a la capacidad para transmitir emociones de la cantante.

La tristeza de Pequeño Vals Vienés ha perdurado a lo largo del tiempo y ha seguido viva en cada reinterpretación, sin importar géneros musicales ni traducciones a otros idiomas. Su belleza poética la convierten en la mejor canción para comenzar una playlist dedicada a la tristeza.

El equilibrio es imposible, de Los Piratas

Para muchos, sobre todo en su momento de esplendor, Los Piratas fueron los Radiohead del mercado español. Sin saber realmente si eso es cierto, sí que podemos decir que El equilibrio es imposible es una buena canción para buscar alguna comparación, sobre todo en términos de ser unos penas ambos grupos.

Esta es una de las canciones más emblemáticas de Los Piratas y fue lanzada en su álbum de estudio titulado Ultrasónica en el año 1998. Con una melodía pegadiza y una letra introspectiva, en la que se reflexiona sobre la búsqueda de un equilibrio en una relación y la imposibilidad de alcanzarlo, su presencia en esta lista es más que posible.

El Sitio De Mi Recreo, de Antonio Vega

Al viajar un poco más allá en nuestro pasado musical, nos encontramos con la intimidad de El Sitio De Mi Recreo, una de las canciones más conocidas en solitario de Antonio Vega. Fue lanzada como parte de su álbum homónimo en el año 1992, donde el vocalista y líder de la banda Nacha Pop creó una de las canciones más icónicas del fin total de la Movida, también por todo lo que hay detrás de ella, destacando los graves problemas de salud derivados de su drogodependencia.

Tu frialdad, de Triana

Para este blog, Tu frialdad es una canción muy especial, y la banda Triana todavía más. Hemos hablado de ellos múltiples veces, ya sea por su aparición en nuestras listas de éxitos anuales, o en selecciones de mejores grupos musicales de la historia. Siempre nos acordamos de ellos y, en esta ocasión, como no podía ser de otra manera, también.

Hablamos, después de todo, de uno de los grandes éxitos de la banda de rock progresivo andaluz surgida en los años 70. Este tema, lanzado en 1980 como parte del álbum Un encuentro, destaca por su atmósfera melancólica. La voz de Jesús de la Rosa, el vocalista de Triana, es una auténtica joya que te transporta a otro mundo.

La canción comienza con unos acordes de guitarra que te envuelven en una especie de misterio. Y cuando la voz de Jesús de la Rosa entra en escena, te atraviesa el alma con su entrega y pasión. La letra, llena de nostalgia y desamor, transmite una sensación de tristeza profunda que te hace reflexionar sobre los altibajos de las relaciones humanas.

Si a eso sumamos el virtuosismo instrumental de los músicos de Triana, y cómo las guitarras, el bajo, la batería y los teclados se entrelazan magistralmente, el resultado es el de una textura musical única y triste. La banda logra combinar elementos del rock, el flamenco y la psicodelia para crear un sonido distintivo y cautivador.

En fin… Triana dejó un legado imborrable en la música española, y canciones como Tu frialdad son testamento de su talento y su contribución al rock español.

Copenhague, de Vetusta Morla

Regresamos al Siglo XXI con la idea de sumergirnos en otro tipo de frialdad, más ambiental, la de Copenhague, uno de los primeros éxitos de la banda Vetusta Morla, de la época en que daban décenas de conciertos gratuitos por ciudades de Madrid con la esperanza de llegar a ser famosos y triunfar.

Del álbum de 2008 Un día en el mundo, se ha convertido en uno de los himnos más reconocidos y queridos de Vetusta Morla. Y es que esta canción es una auténtica joya lírica y musical. Un viaje existencial, evocador y reflexivo, con versos que nos invitan a cuestionarnos nuestra propia identidad y propósito en el mundo.

La voz de Pucho, aquí, es otro de los elementos destacados de esta canción. Su entrega y emotividad en cada palabra nos conmueven y nos transportan a ese lugar mental en el que la música se convierte en un medio para el autodescubrimiento.

Azul, de Elefantes

Siguiendo la estela de los matices y la belleza, llegamos a Azul, de Elefantes. Si bien es posible que recuerdes más otras canciones de la banda, esta canción es un clásico que ha dejado una huella imborrable en el corazón de sus seguidores más allá incluso de lo musical, gracias a un extraño vídeo que contaba una historia llena de huecos para que fuera el espectador quien los llenara.

Y Sin Embargo, de Joaquín Sabina

De vuelta al Siglo XX, recuperamos la canción Y Sin Embargo, del cantautor Joaquín Sabina. Personalmente, sin ser yo precisamente un fan de la obra de este hombre, considero que esta canción es una obra maestra que encapsula la habilidad única de Sabina para combinar letras profundas y emotivas con una melodía atractiva y duradera en la memoria, aunque quizás esto último no se deba tanto a él como a sus colaboradores de toda la vida (prácticamente). Aunque en otras canciones no siempre me funcionan, aquí el uso de las metáforas y juegos de palabras para transmitir sentimientos universales de dolor, desilusión y búsqueda de redención funcionan a la perfección.

Más allá de lo dicho, la voz rasposa y llena de matices de Joaquín Sabina añade una capa adicional de intensidad a la canción. Eso sí, qué sería de esa voz si no estuviera siempre apoyada por los acordes de guitarra, la presencia de otros instrumentos y los arreglos cuidados que ayudan a creat una atmósfera envolvente.

Esa Música Sombría, de El Hijo

Si hasta ahora todas las canciones mencionadas más o menos te sonaban, aquí puede que venga la sorpresa. Esa Música Sombría, una canción de El Hijo, alias de Abel Hernández (integrante de Migala) creado para desarrollar un proyecto musical mucho más personal del que nos tenía acostumbrados. Tal vez porque todos hacemos aquello que nos prometimos no hacer más.

Morir O Matar, de Nacho Vegas

Morir O Matar es una de las las canciones mas tristes en español que se han compuesto, obra del cantautor asturiano Nacho Vegas. Lanzada en el año 2008 como parte de su álbum El Manifiesto Desastre, esta canción es todo un viaje emocional y lírico que nos sumerge en los conflictos internos y las contradicciones de la existencia humana en términos de relaciones sentimentales entre tóxicas y destructivas.

La letra de Morir O Matar es cruda y provocativa, explorando temas como la violencia, el poder y la lucha por la supervivencia en el amor que es imposible pero sigue. Nacho Vegas utiliza metáforas y simbolismos para abordar la dualidad inherente a la naturaleza humana y los dilemas éticos que enfrentamos en nuestra vida cotidiana.

Sorprende, en cualquier caso, por ser también una de las canciones más duras de Nacho Vegas en términos musicales y no solo líricos (donde también, a pesar de ser conocido por el talento para escribir letras deprimentes para muchos seguidores y no seguidores del artista). El clímax de la canción, con esa guitarra eléctrica increscendo, lo dejan bastante claro.

Vals de los sueños, de Día Sexto

Después de empezar esta selección con un pequeño vals, qué mejor cierre que otro, dedicado además a los sueños. Aquí Día Sexto ofrece una canción hip hop que habla de todo un poco y de nada en particular. Vals de los sueños es un buen ejemplo de lo que hace este artista cuando no está en Sons Of Aguirre, si bien también tiene canciones mucho más animadas que también recomendamos.