Camilo Sesto – Biografía y obra

Especial Camilo Sesto

El 8 de septiembre de 2019, Camilo Blanes Cortés murió. Camilo Sesto, la figura artística detrás del hombre, vivirá mientras su música se escuche. O eso dicen.

Mi padre, nacido once años después que el cantante y con edad para comprar álbumes y singles desde la década de los 70, principalmente, tuvo a dos cantantes melódicos en los primeros puestos de su lista de ídolos musicales de juventud. Uno era Roberto Carlos, el otro Camilo Sesto. ¿Cómo de representativo de una época es esto? Ni idea, pero la colección de vinilos en nuestra casa destacaba, entre una amplia variedad de nombres, por esos dos compositores.

¿Quieres conocer por qué el cantante español fue tan famoso? ¿Qué otras canciones marcaron su carrera más allá de sus grandes éxitos nunca olvidados (Perdóname y Vivir así es morir de amor)?

Vida

Dado que he empezado por la muerte de Camilo Sesto, y lo he ligado con mi padre, este apartado sobre la vida del artista del de Alcoy debe hacer hincapié en un momento determinante en su carrera: Mola mazo (2002), el tema que compuso después de, si no recuerdo mal, escuchar esa expresión frecuentemente de los labios de su hijo.

Por una parte, esa canción le convirtió en un hazmerreír televisivo (hasta mi padre renegó de él, aunque siguiera escuchando y cantando el resto de su discografía); no sé cuántos singles vendería, pero hasta yo, que sería un adolescente, lo recuerdo paseándose por los platós cantando esa canción ridícula (quizá ya entonces operado hasta las trancas y lleno de bótox), que parecía ponerle al nivel de gente que «triunfaba» en la televisión de entonces (Leonardo Dantés me viene a la mente).

Por otra parte, la música melódica, salvo que hayas nacido en una época determinada (cuando estaba triunfando en el mundo), hayas crecido escuchándola o tengas una sensibilidad especial, suena, casi siempre, ridícula a oídos modernos. No hablo por hablar: he hecho la prueba con muchas personas de mi edad, ya adultos, y muy pocos podían evitar reírse o mofarse con canciones como Hoy tengo ganas de ti o Sábado por la tarde (por mencionar alguna canción que no sea de Camilo).

Por último, Mola mazo es como un detonante en su carrera y sobre todo en su vida. Meses antes de su fallecimiento, con motivo de la presentación del álbum Camilo Sinfónico, el propio artista apareció ante la prensa, que se hizo eco de un moquillo que le salía todo el rato. De repente el personaje detrás del cantante era alguien de quien todo el mundo se reía. ¿Cuánta ingenuidad habría tras la máscara de artista, y cuánto ego? ¿Nadie vio venir ese fiasco a nivel comercial? ¿Y el deterioro en la imagen del cantante?

En el programa que emitía, aparentemente, un reportaje sobre el lanzamiento del álbum, pero dedicado en realidad al cotilleo (único lugar, prácticamente, en el que todavía se mencionaba su nombre), se especulaba sobre su estado de salud, especialmente mental, y sobre las personas que se podían estar aprovechando de él en esas circunstancias.

Este artículo no tiene ningún interés en hablar sobre esos temas, aunque es posible que se mencionen cosas al respecto a lo largo del mismo, porque es un repaso sobre el hombre que existió detrás del nombre. Un hombre que se vio obligado a dejar la música cuando su éxito estaba en el tramo más alto de su carrera.

Nacido en Alcoy el 16 de septiembre de 1946, Camilo Blanes Cortés pertenecía a una familia de extracción social humilde y su vida pronto estuvo ligada a la música. Comenzó cantando en un coro, algo más o menos normal en los 50, aunque sin mayor interés al respecto. Sin embargo, llegada la adolescencia empezó a centrarse mucho más en serio en progresar dentro de una carrera musical.

Allá por 1962 cantaba con la banda Los Dayson en bodas, bautizos y comuniones sin salir de su comarca. Era un grupo pop con influencias anglosajonas, centrado en versionar canciones de los 60 de The Beatles, el Dúo Dinámico y otros similares, incluyendo con el tiempo otros temas propios escritos por el propio Camilo Sesto. Llegaron a editar un disco en 1965 e incluso se presentaron a Salto a la fama, donde cantaron su propia versión de Flamenco, el inolvidable tema de Los Brincos.

A pesar del interés que generaron en ese periodo, el grupo se volvió a Alcoy, salvo Camilo Sesto, que se quedó en Madrid, sobreviviendo a base de otros trabajos artísticos que incluían colaborar en coros para otros músicos, pintar o tocar para otros artistas.

Así se mantuvo hasta que en 1966 encontró la oportunidad de formar parte de la banda Los Botines, desde entonces también conocida como Camilo y Los Botines, con quienes participó en una película (Hamelín) y compuso la famosa Eres un vago.

El éxito en su carrera continuó cuando participó como portagonista en la película Los chicos del Preu, dirigida por Pedro Lazaga, uno de los mayores éxitos de taquilla en la cinematografía española.

A partir de ese momento, la vida del artista fue total, el centro de todo, primero como Camilo Sexto y ya por fin con Sesto de apellido. En 1970 se convertía definitivamente en cantante solista, participaba en toda clase de festivales de la canción (con la ayuda de Juan Pardo en muchos casos) y no paraba de lanzar singles de éxito, cruzando fronteras e idiomas sin control.

Su éxito y su fama eran totales, así como su ambición, triunfando al nivel de otros artistas internacionales como Charles Aznavour o nacionales como Raphael, y entonces llegó el año 1975.

Milagros (Jesucristo Superstar)

Jesucristo Superstar supone un punto de inflexión total en su carrera. De hecho, aquí hay que hacer un paréntesis vital y discográfico. Si bien todo está unido en el artículo y en la propia vida de un artista.

El musical protagonizado por Camilo Sesto junto al ahora infame Teddy Bautista como Judas (y director musical) y Ángela Carrasco como María Magdalena fue un rotundo éxito en España.

Camilo Sesto se encargó de producirlo tras asistir a varias representaciones en Londres de la misma, y de verdad que puso en esta obra todo su interés y empeño, encargándose de su realización hasta el final.

Este esfuerzo por llegar al nivel del musical original derivó en un éxito teatral de 4 meses ininterrumpidos en España. Tal fue el éxito entonces, que el propio Andrew Lloyd Webber, autor de Jesucristo Superstar, dijo que la versión española era la que más se asemejaba a la original en calidad.

Sólo hay que fijarse en las letras traducidas de la original. Getsemaní (Oración del Huerto), por ejemplo, pero vale cualquier otra para mostrar la calidad de cada tema en la versión española. Sólo hay un punto negativo en ella: ese «cuéntanos, dino lo que va a pasar» (sic).

Pero hubo una contrapartida. El esfuerzo por llevar a Jesús de Nazaret a la escena española le dejó las cuerdas vocales bastante deterioradas, hasta el punto de que cada vez su estilo lo era menos. Es cierto que se mantuvo en el candelero musical hasta mediados de los 90 con la discográfica Ariola, pero el musical de Webber supuso un antes y un después en su carrera para siempre.

En este mismo año, por hablar de otros milagros, se dedica a promover la carrera de Miguel Bosé, que dos años después triunfaría con Linda y, desde entonces, evolucionaría desde la canción melódica a otros lugares nuevos.

Camilo Sesto en inglés

Como dato curioso que explica a la perfección por qué Camilo Sesto es un nombre tan importante dentro de la música española y al mismo tiempo se quedó sin serlo, conviene recordar su esfuerzo por llegar a otros idiomas más allá del español. Es obvio que para mediados de los 70, el artista ya era tan famoso en Latinoamérica como en España, pero también lo fue el intento de triunfar en otros mercados.

Porque sí, Camilo Sesto cantó en inglés, como muchos otros famosos artistas del mismo periodo (que, además de en inglés, alternaban sus canciones en otros idiomas). Come Come Again y Loving You, cara A y B de un mismo single lanzado en 1979, en plena época de la música Disco, atestiguan el final de una carrera que nunca acabó del todo, pero sobre todo el intento de llegar aún más lejos en su carrera.

¿Tuvo éxito? En realidad no mucho, pero al menos lo intentó.

Discografía destacada

Si quieres conocer toda la discografía de Camilo Sesto, te recomiendo el enlace anterior, Discogs es una de las páginas web más completas sobre música y además puedes comprar discos en diferentes ediciones dentro.

Por nuestra parte, vamos a destacar lo que nos parece más reseñable en su carrera, tanto por álbumes como por singles. Si todavía no conoces a Sesto, o sólo has escuchado dos o tres canciones suyas, esperamos que aquí descubras otros temas que te gusten.

Camilo Sesto es de otra época, una que existió a pesar de no existir ahora, y como ocurre con muchos otros cantantes del momento, su música suena tan anacrónica estos días como inmortal se vuelve al escucharla con más atención.

Su carrera se compone de más de 20 álbumes originales y más de 100 singles. Estos son nuestros favoritos para que empieces/vuelvas a escuchar a Camilo Sesto:

Álbumes

1. Camilo (1974)

2. Sentimientos (1978)

3. Memorias (1976)

4. Camilo Sesto (1973)

5. Jesucristo Superstar (1975)

6. Algo de mí (1972)

7. Amor libre (1975)

8. Solo un hombre (1972)

Singles

1. Fresa salvaje (1972)

2. Vivir así es morir de amor (1978)

3. Melina (1975)

4. Algo de mí (1971)

5. Jamás (1975)

6. Getsemaní (oración del huerto) (1976)

7. Algo más (1973)

8. Amor… amar (1973)

9. Perdóname (1980)

10. Piel de Ángel (1975)

11. Mi mundo, tú (1983)

Enlaces patrocinados

Deje su respuestas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies