La mejor música francesa de 2019

La mejor música francesa de 2019. Top de 10 de canciones

La mejor música francesa de 2019. Top de 10 de canciones

Ya estamos aquí de nuevo, recopilando nuestros temas favoritos al final del año, un año más. En este caso, como ya hicimos con la música francesa de 2017, que dividimos en tres partes, nos toca centrarnos en las mejores canciones francesas del 2019. Como verás, no hay muchos cambios en cuanto a género musical. La Nouvelle chanson francesa sigue evolucionando, algo estancada, y manteniendo la frescura gracias a las voces nuevas que aparecen año tras año en el mercado. Un mercado, por otra parte, que parece no agotarse, para nuestro bienestar.

Antes de empezar, no queremos olvidarnos de otras importantes canciones francesas de 2019 como Ma Dernière Chanson Triste, de Lonepsi; Habibi, de BB Brunes; C’Est Quoi Ton Nom (#CQTN), de Blankass; Est-Ce Qu’On En Revient, de Caroline Savoie; Oui, de Eiffel (que han vuelto); Ça C’Est Rock, de Elmer Food Beat; Le Chat Souris, de Feu! Chatterton; Le Beau Monde, de Louise Verneuil; Horizon, de Mon Doux Saigneur; C’Était L’Hiver, de Radio Elvis; Tricheur, del rapero trapero Nekfeu; Revues, de Pépite; Tout Doit Disparaître, de Tété, y un largo etcétera que no podemos recordar en este instante pero que define lo que ha sido el 2019 francés.

Las 10 mejores canciones francesas de 2019

Empezamos esta nueva lista musical en la última posición. A medida que vayas completando el top, el resultado cobrará un mayor sentido y disfrute para ti. Algunos nombres te resultarán bastante conocidos si has seguido las andanzas de este blog o si eres seguidor de la chanson francesa. Si por el contrario es la primera vez que estás aquí y no tienes ni idea de los artistas que nombramos, te recomendamos encarecidamente que te abras a descubrirlos. La canción francesa siempre está de moda.

Ah, y si te gustaría saber cuál ha sido para nosotros las mejores canciones del 2019 en inglés, entra en el enlace y disfruta de nuestras alternativas alejadas de lo habitual. A lo mejor la lista que viene a continuación no te sorprende, pero debes saber una cosa: la música francesa es siempre muy francesa.

10. Téléphone, de David Giguère

Candiense de origen, en este caso tendremos que hablar de canciones en francés y no francesas. Desconocemos el éxito de su carrera allende los mares, pero se le da bastante bien la música y los vídeos. No en vano, David Giguère es un rostro conocido de este blog gracias a sus canciones anteriores. Además, apareció en el film Starbuck haciendo de uno de los hijos del protagonista e interpretando uno de sus temas más conocidos.

En Téléphone nos encontramos con el mismo sonido con el que nos dejó, volviendo a nosotros después de varios años de silencio. Comprobamos que poco de lo que nos gustó entonces ha cambiado ahora en esta nueva incursión. Una canción que nos recuerda la felicidad de una libertad en común.

09. Au Revoir Flemme, de James Baker

Adiós a la pereza. Un deseo o una promesa que surge al menos una vez al año, sobre todo coincidiendo con el fin de año o el inicio del mismo. Durante la época en que nos establecemos nuevos retos y todavía creemos que podemos mejorarnos.

Au Revoir Flemme lucha contra la pereza a través de la electrónica y la música urbana y elimina cualquier clase de remordimiento que estuviera presente en nuestro interior. Todo lo que nos impide despertar y hacer algo con nuestras vidas un domingo, por ejemplo, desaparece con el tema de James Baker.

08. Porcelaine, de Luke

Luke es una banda rock de los 90 que gozó de cierta fama entonces y hasta mediados de los 2000. Su canción La Sentinelle, dentro de la escena alternativa de 2004, destacó tanto que aún hoy es recordada. Coétanea de bandas como Eiffel (que también volvieron este año), del Saez que cantaba Jeune Et Con (y que parece despedirse de sus seguidores este año) o Mademoiselle K, con el tiempo se ha demostrado su influencia en bandas como Juste Avant La Ruée de Radio Elvis, por ejemplo, una de las más interesantes del panorama francés actual.

07. Summer Slow 88, de Le Noiseur

Con un estilo que recuerda bastante al mejor Benjamin Biolay, Le Noiseur nos trae un tema muy francés, clásico en las formas y que puede recordarte a muchas otras voces francesas de periodos anteriores, hasta remontarte a Serge Gainsbourg o incluso antes.

Si, además de escuchar la canción, te ves el vídeo, lo más probable es que entres en un estado mental de calidez y cámara lenta. Summer Slow 88 es una canción tranquila en toda su expresión.

06. Superchérie, de M

M, famoso artista francés con aspecto estrafalario que si se quedara calvo se tendría que poner peluca (aunque igual ya la la tiene), lleva años regalando buenos singles a sus fans. Si además de eso consigues abstraerte de sus pintas que nada tienen que ver con su sonido, con toda seguridad pensarás que te encuentras ante una canción muy normal, pero tiene algo especial, tal vez sea el estribillo, o tal vez la producción, pero sea lo que sea, se vuelve adictivo.

05. Comme Si, de Les Yeux D’La Tête

Con una portada algo folclórica que no tiene demasiado sentido, Les Yeux D’La Tête entra en el quinto puesto de la lista con Comme Si. Es verdad que Comme Si es puramente francesa. Tiene el clásico ritmo que tanto nos gusta y que tanto repiten los franceses y que sólo ellos saben potenciar. Si has escuchado o recuerdas algún tema de Zaz, Tryo o Manu Chao, por ejemplo, sabrás perfectamente de qué hablo.

No en vano, a este tipo de sonidos se les aglutinó a principios de los 2000 como Nouvelle chanson por su enorme similitud con la anterior, la que unía el jazz, el pop y, ahí sí, el folclore de décadas anteriores.

04. Une Sirène À Paris, de Dionysos

Si leíste nuestro artículo sobre Jack y la mecánica del corazón, sabrás que somos muy fans de Dionysos y también de su compositor, Mathias Malzieu, al que conocimos por su nombre gracias al libro de La mecánica del corazón, sin saber hasta entonces que era el autor detrás de temas que nos encantaban como La Métamorphose de Mister Chat y, por supuesto, todo el álbum de La Mécanique du Cœur, cuyo concepto dio paso al libro que le convirtió en autor de éxito más allá de su país, a pesar de haber hecho lo mismo con el disco anterior, Monsters in Love (año 2005).

Desde entonces (aunque con el álbum de 200 también publicó un libro de título similar), su carrera se ha impulsado por igual en la literatura que en la música. Cada álbum de Dionysos es conceptual y la historia del mismo es trasladada a un libro. Bird ‘n’ Roll (2012), Vampire en pyjama (2016) y Surprisier (2020) les ha acompañado o seguido un libro.

03. Dilemme, de Lous And The Yakuza

Otra canción cuidada con un vídeo a la altura o incluso por encima del nivel del tema. Dilemme es un tema urbano, interpretado por una voz hermosa y con un flow sublime. La estética del vídeoclip es magnífica, tanto por los colores elegidos, como por la coreografía representada. En él, destaca la mujer protagonista, que aquí demuestra un gran talento que la coloca en el centro de nuestra atención, a la espera de verla evolucionar.

02. Mandela, de Saez

Ya te hablamos de esta canción cuando recopilamos las canciones más tristes de 2019. Si te gusta Saez, te encantará Mandela; si conoces a Saez, sabrás lo que te encontrarás aquí. Si, por el contrario, no te agrada demasiado el estilo personal de Saez, su segunda posición en nuestra lista te parecerá bastante exagerada. Es lo que tiene ser fan.

01. En Nuit, de Videoclub

Para terminar, el número uno va para un dúo que quizá dentro de algunos años Videoclub sea considerado un placer culpable por encima de cualquier otra cosa. Sus vídeos son ingenuos a la francesa, los cantantes están enamorados dentro y fuera de su estética de los 80, y la música es tan pegadiza que uno no puede hacer otra cosa que disfrutarla como un chicle.

Nos han sorprendido y enganchado tanto que hemos decidido colocar En Nuit en el primer puesto. Su producción sintetizada al más puro estilo años 80 y 90 pop, su alegría de vivir y la melodía hacen que no puedas dejar de escucharla sin parar. Además, si a eso sumas que la voz del jovencísimo Matthieu Reynaud nos recuerda a Fauve y la voz de Adèle Castillon es pura magia, el resultado es siempre bueno. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × uno =

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies