Música del confinamiento: Sensaciones de los meses que estuvimos confinados

Música del confinamiento

En este blog hace tiempo que dejamos clara nuestro gusto por la música catártica. La tristeza, la melancolía y el desahogo como punto de partida para exorcizarnos y liberar nuestras angustias y ansiedades a través de temas a menudo tristes, que parecen entender nuestro viacrucis personal hasta el punto de hacernos sentir menos miserables. En este punto es donde nos queremos encontrar contigo al ofrecerte nuestra música del confinamiento. Porque, de golpe y porrazo, muchos hemos pasado de vivir en la incertidumbre habitual producto de trabajos fijos o temporales -que nunca parecen muy estables- al desasosiego, miedo y nuevos pensamientos hasta entonces enterrados en lo más profundo de nuestros subconscientes.

De repente, la existencia deja de parecer plena, aunque ya antes no lo era, porque se convierte en evidencia: no somos nada. Y, si a todo lo mencionado anteriormente, sumamos la sensación de ahogo que provoca pensar en un año que se va y se lleva por delante a familiares, amigos y conocidos; un año que, aun así, parece haber apenas existido como una sombra de lo que supone normalmente un año por lo repetido de los días, las rutinas obligadas y las exigencias más prosaicas que nos hacen seguir adelante en una vida más vacía que otra cosa.

Así que, mientras la publicidad nos sigue golpeando con mensajes optimistas de un futuro que no llega y no nos llega, pero que algún día llegará, nosotros ofrecemos una lista con música del confinamiento de 2020 alejada de Resistiré del Dúo Dinámico y otros para que intentemos no olvidar que, quizás, lo único que sacar de todo esto es que tratemos mejor a los demás, nos hagamos todos más felices con nuestros encuentros, y dejemos de consumir tanto de lo que no necesitamos (y, si puede ser, hacerlo en los comercios de proximidad). Después de todo, ¿qué habrá sido de toda la gente que llevaba años sin parar de tener planes precisamente para no pensar en nada más?

5 canciones que recuerdan al confinamiento

Antes de iniciar nuestra selección de canciones del confinamiento, cabe señalar algo por si acaso: no sabemos cuál es la realidad detrás de estas canciones. Tampoco conocemos el periodo en que fueron incubadas; si se compusieron durante esos meses de coronavirus; si las letras hacen referencia a sensaciones, sentimientos y memorias generadas tras haber estado encerrados. De lo que sí tenemos certeza, es de lo que nos transmiten a nosotros dichos temas elegidos. Algo genuino.

Por ello, aquí te dejamos con la música del confinamiento que a nosotros nos ha dado más calor durante estos meses fríos de distanciamiento, donde tantos han soñado más que nunca y han dormido menos horas, alejados de seres queridos y familiares. Para todos ellos, una playlist de música en español que nos recuerde que, una vez más, no queda otra cosa que aguantar: el pesimismo sobre nuestro mundo (el comportamiento de algunas personas, el estado de la salud, la dependencia del consumo y los mercados) tiene lógica, pero aun así tenemos que vivir.

Tiempo Ausente, de Izaro

«Quiero besaros las almas en los teatros y recibir amor (…), cordura y paz a mares (…). Dentro de mi casa este destierro, ya no encuentro mi vela en este entierro». O cómo con tan poco decir tanto. Como ya hemos dicho, desconocemos el origen de estas letras y estos temas, pero a nosotros nos lo dicen todo sobre, ya no todos nuestros meses de confinamiento, sino también sobre un año que, al tiempo que parece nunca terminar, ha pasado tan deprisa como un solo día. Si no que se lo digan a los que de repente no han dormido bien o han empezado a recordar sus sueños como nunca antes.

Si la frase «dime cuánto queda para volver a sentirte» no representa a la perfección una parte de la música del confinamiento que queremos reflejar, pocas más lo harán.

Lanzo Piedras al Mar, de The New Raemon, David Cordero y Marc Clos

Aquí, con la compañía de la voz de The New Raemon, seguimos con el drama que, ¿para qué intentar olvidarlo?, supuso para muchos no ya estar confinados, sino la pérdida de tantos conocidos, allegados y familiares. Recordar lo que pasó y lo que sentimos no quiere decir que no lo intentemos superar. Sobre todo aquellos que peor lo pasaron, pues para otros, afortunadamente, no ha supuesto pérdida alguna. En cualquier caso, la empatía debería unir a todo el mundo, ya que pocas cosas más lo hacen, e intentar comprender el dolor ajeno y ayudar dentro de lo que se podría.

En definitiva, procurar «que nada, ni todo, ni nadie, se derrumbe».

Góndolas, de nostalgia.en.los.autobuses, Refree y Guitarricadelafuente

Una letra que bien podría trasladarnos por completo a una ruptura o a una mera canción de amor, en este contexto, en el que tantas parejas no podían verse y sin embargo se veían por webcam, parece contener otro significado diferente y mucho más cercano al de la música del confinamiento que nosotros extraemos.

El desamor o el amor se pueden mantener, pero en la distancia que supuso no estar demasiado lejos, pero sí alejados. 100 días no parecen demasiados, pero que pregunten a dichas parejas, o a las que vivieron juntas esto y ya no viven juntos. O a las que han tenido hijos ahora, 9 meses después de que todo esto comenzara.

Flores, de Hard GZ y Anita Kuruba

Casi con total certeza, esta Flores debió de ser escrita cuando ni el coronavirus ni el confinamiento estaban en el día a día, pero el hecho de que el álbum Siempre fuese lanzado en abril y que el estribillo de esta canción dejara frases como «cuando muera no me traigáis flores».

De Hard GZ poco hay que añadir. Su fama en España está reconocida. Así como su capacidad para inventarse cada poco sin perder nunca su esencia. En cambio, a Anita Kuruba la conocimos precisamente gracias a este tema, el cual nos llevó a hablar de  en el artículo sobre rap romántico que escribimos meses antes de este.

Los Abrazos Prohibidos, de Vetusta Morla

Por último, cerramos nuestra selección de canciones derivadas del confinamiento con la que tuvo más repercusión durante el mes de mayo. Una colaboración entre multitud de artistas (Alice Wonder, Andrés Suárez, Carlotta Cosials, Christina Rosenvinge, Dani Martin, Depedro, Eva Amaral, Ismael Serrano, Iván Ferreiro, Kase.O, Leiva, Luz Casal, Maika Makovski, Marwán, Nacho Vegas, Nina de Juan, Rozalén, Joaquín Sabina, Santi Balmes y Xoel López) que quisieron rendir un homenaje a todos los sanitarios que, quizás ahora de nuevo olvidados tras la tempestad, lo dieron todo por intentar salvar a los miles de enfermos que tuvieron que tratar, dejando a un lado incluso su propio bienestar.

Parecía, entonces, que habíamos aprendido la lección, que desde entonces se valoraría más a los trabajadores esenciales (de entre los cuales los sanitarios forman parte), pero el tiempo parece llevar la contraria a lo que nos dicta la lógica. Olvidamos rápido, nos acostumbramos enseguida, pero casi nunca perdonamos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − 2 =

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies