World of Tomorrow Episode Three: The Absent Destinations of David Prime, de Don Herzfeldt

World of Tomorrow Episode Three: The Absent Destinations of David Prime, de Don Herzfeldt

A pesar de haber sido un año de mal gusto, el 2020 también nos dejó una nueva película de Don Hertzfeldt, World of Tomorrow Episode Three: The Absent Destinations of David Prime. Como el resto de partes, la tercera también está disponible para ver online a través de Vimeo por 6,10 € en alquiler y por 9,00 € para compra (que permite el visionado y la descarga en cualquier momento). Si eres seguidor de la filmografía del director californiano, y sobre todo si has visto los dos trabajos anteriores, la probabilidad de que no te decepcione es muy elevada. A nosotros, por ejemplo, no nos ha decepcionado en absoluto, aunque sigamos más enamorados de la primera parte.

Porque aunque la World of Tomorrow 1 fuese toda una novedad y eso haga que en nuestro recuerdo sea mucho más que esta secuela, lo cierto es que el enfoque de World of Tomorrow 3 es completamente nuevo y supone también una sorpresa dentro del universo creado por Hertzfeldt. El otrora incomprendido y algo loco realizador de animación ha conseguido un grupo de fans y adeptos que le siguen y están siempre encantados con los que nos muestra. 

Así que, si es la primera vez que te acercas a su obra, o has llegado aquí sin saber demasiado sobre él, nuestra primera recomendación sería ver It’s such a Beautiful Day, el mediometraje formado por tres cortometrajes que, igual que está haciendo con World of Tomorrow, fueron presentados año a año por partes, para quedar como uno solo tras todos los visionados. La diferencia entre ambas, según ha indicado el propio Don, es que, según el éxito online de los cortos, puede que nos queden varias partes nuevas aún por ver. Desde aquí, eso esperamos.

El océano del tiempo en World of Tomorrow 3: El amor entre David y Emily

En World of Tomorrow Episode Three: The Absent Destinations of David Prime, el existencialismo y la ciencia ficción siguen dándose la mano, igual que en World of Tomorrow 2, dejándonos con una sensación de vacío y llenado todo a la vez. Por un lado, porque sentimos lo pequeños que somos en el universo y en el tiempo. Por otro lado, porque nos sobreviene una alegría de vivir un tanto extraña, por lo que intuimos que podemos ser aunque nunca seamos. Porque posiblemente no podamos ser, aunque pensemos que sí. Vete a saber.

De todas formas, no nos olvidemos del argumento de esta y el resto de partes de World of Tomorrow. Los viajes en el tiempo y la clonación, todo explicado e intrincado para que el espectador se deje llevar y juegue con los personajes que aparecen a lo largo de todas las cintas, como un rompecabezas que, si queremos, podemos unir viendo una y otra vez cada cortometraje.

Del mismo modo que en la primera parte nos dejó marcado ese momento en el que Emily nos decía que estaba orgullosa estar triste, porque eso era sentir, con David Prime volvemos a estar en ese estado mental. Aunque, en este caso, la frase que nos marque diga que la muerte no es un destino; es la ausencia de uno. Y, ante esto, ¿qué podemos hacer? Pues nada, disfrutar con el buen cine, con la buena música, con los mejores libros y con la mejor compañía.

Si además de eso, tu vida te permite disfrutar de sentimientos todavía más felices, de placeres un poco más plenos y no nos hacemos daño entre nosotros, pues bien estará, supongo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 − cinco =

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies